Pastores, ¿hasta qué punto creemos en la omnipotencia de Dios?



En Apocalipsis 4:6-8 encontramos "alrededor del trono" de Dios a "cuatro seres vivientes" que "no cesaban día y noche de decir: Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso" (4:8).
La palabra "Todopoderoso" aparece 27 veces en la versión Reina Valera 1960 y nunca se la usa para referirse a otro que no sea Dios.
Esto significa, como escribió Arthur Pink, que "el poder de Dios es como él mismo: infinito, eterno, inconmensurable; no puede se contenido, limitado ni frustrado por la criatura" ("Los Atributos". Cap. 8).

Dios NO puede hacer TODO
Ahora, cuando las Escrituras dicen que Dios es Todopoderoso, ¿se refiere a que Dios puede hacerlo todo?.
La respuesta, aunque al principio pueda sorprendernos, es NO.
Existe un antiguo silogismo que pregunta: ¿Dios puede hacer una roca tan grande que EL no pueda mover?
Si respondes que Dios puede hacer una roca tan grande que luego no la pueda mover, entonces al hacer la roca habrá algo que Dios NO pueda hacer: mover esa roca que él creó.
Si respondes que Dios es tan Poderoso que NO hay roca que EL NO pueda mover, aun una roca que EL haga, estás diciendo que hay algo que Dios NO puede hacer: una roca que EL no pueda mover.
La Omnipotencia de Dios parece quedar atrapada con este silogismo que usan algunos ateos.

¿Donde está el problema?
El problema por supuesto NO está en los atributos de Dios o en la revelación que las Escrituras dan sobre Dios.
El problema, como siempre está en el pobre ateo cuyo "necio corazón fue entenebrecido" (Romanos 1:21).

Cuando Job, por ejemplo, dice "Conozco que todo lo puedes" (Job 42:2), NO se refiere a que Dios puede hacer todo lo que a la mente de cualquier ser se le ocurra.
Dios NO puede ser injusto, por ejemplo.
¿Por qué? Porque sería una contradicción a su naturaleza de "Justo" (Salmo 11:7).

Cuando las Escrituras describen a Dios como Todopoderoso se refieren a que DIOS PUEDE HACER TODO LO QUE EL QUIERE HACER. Y nada lo puede detener o entorpecer.
Salmo 115:3; 135:6.
De igual manera en Isaías 46:10, cuando dice: "Haré todo lo que quiero"
Es necedad intentar separar uno de sus atributos con el resto de Su Ser.

Podemos estar seguros
Comprendiendo esto, podemos decir con toda seguridad que Dios es Todopoderoso.
Jesús mismo dio testimonio de esto: "Para Dios TODO es posible" (Mateo 19:26).
Y Jeremías 32:17 nos asegura que no solo NO hay "imposibles" para Dios sino que ni aun "difícil" para EL.

Ahora nos toca a nosotros
¿Lo creemos de verdad?
¿Podemos decir que en la Omnipotencia de Dios está basada nuestra vida, familia e Iglesia que pastoreamos?
Si alguien nos escucha durante la reunión, y al otro día nos escucha en nuestra casa hablar con nuestra esposa o hijos, podrá encontrar el mismo mensaje que anuncia que Dios es Todopoderoso?
¿Hasta qué punto creemos como pastores la Omnipotencia de Dios, cuando nos quejamos de las circunstancias?

Cuantas veces nuestros púlpitos se llenan de "predi-frustraciones" donde en vez de exponer la Palabra de Dios confiados en que es DIOS QUIEN HACE LA OBRA en la Iglesia, va creciendo nuestra frustración a medida que avanza la predicación:
"Hermanos, ¿hasta cuando?".... "Hermanos, ¿qué pasa con la vida de oración?"... "Hermanos, necesitamos edificar juntos la Iglesia, no solo unos pocos"... "Hermanos...".... "Hermanos...."... "Hermanos...".......

Por supuesto que debemos exhortar. Pablo le escribió a Timoteo: "redarguye, reprende, exhorta" (2 Timoteo 4:2).
Pero, he aquí lo difícil: "sabiendo que vuestro trabajo en el Señor NO es en vano" (1 Corintios 15:58), y que "con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto" (1 Corintios 9:10).

Dos reacciones tristes
1- Lamentablemente cuando todo avanza como a nosotros nos parece que debe hacerlo, la fe y el gozo nos sonríen. Pero es en las dificultades cuando una fe genuina en la Omnipotencia de Dios es ejercitada.
Ahí es donde aparecen las "predi-frustraciones".

2- Tristemente en otros casos, en lugar de las "predi-frustraciones", muchos ven que la forma más fácil de que la gente trabaje y apoye la congregación es apelando a los deseos:
"Dios quiere prosperarte, bendecirte hasta que seas la envidia del barrio. No seas escaso. Decreta que eres rico, apunta a lo mejor de lo mejor. Dios te quiere levantar. El quiere hacer un gran siervo de ti. Pero tú debes esforzarte, luchar, trabajar en la Iglesia. Multiplica tu célula y Dios te dará 10 células. Luego serás un líder zonal. Después un líder distrital.... Y luego....".
A algunos les falta decir: "Te lo aseguro... Un día serás Dios".
Aunque ya hay algunos diciendo que somos "dioses".

A grandes multitudes les encanta una Iglesia que les alimente su ego y codicia. Por lo que la forma más fácil de llenar la Iglesia, SIEMPRE, es instalar en la Iglesia la "escalera del éxito" que no es otra cosa que lo que hacen las empresas para que sus empleados trabajen más.

El problema con este método de apelar al ego y la codicia de la gente, es que TE VAS AL INFIERNO TU Y MUCHOS DE TU CONGREGACIÓN (así bien motivaditos y todo). Lo puedes leer en Mateo 7:21-23.

Una Iglesia cuya fuerza es Dios
Si creemos en que Dios es Todopoderoso pues confiemos en EL y solo en EL.
Sigamos el ejemplo de la Iglesia reflejada en Hechos cuya fuerza era DIOS.

Dios era quien "añadía cada día a la Iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).
Dios era quien les daba "denuedo" para que hablasen "la Palabra de Dios" (Hechos 4:31)
Dios era quien mantenía a la Iglesia en santidad y temor de EL (Hechos 5:1-11). A tal punto que muchos "no se atrevían a juntarse con ellos" (Hechos 5:13).
Dios daba sabiduría que los enemigos del evangelio "no podían resistir" (Hechos 6:10).
Dios cambiaba ciudades enteras como Samaria y "había gran gozo en aquella ciudad" (Hechos 8:8) sin necesidad de estrategias humanas o alimentar en la gente el amor propio o prometer riquezas. Simplemente dice Hechos 8:5 que Felipe "predicaba a Cristo". "Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe" (8:6).
Dios hacía que las Iglesias fueran "edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo" (Hechos 9:31).
Dios era quien abría el corazón de las personas para que estuviesen atentas a la predicación (Hechos 16:14).
Dios hacía que en toda una ciudad como Efeso fuera "magnificado el nombre del Señor Jesús" (Hecho 19:17). De tal manera que "los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos" (Hechos 19:19)
Y nuevamente sin necesidad de estrategias de Iglecrecimiento ni manipulaciones emocionales. Allí "crecía y prevalecía poderosamente la Palabra del Señor" (Hechos 19:20).
Como dice un himno: "Dios, tan solo Dios".

¿Creemos que EL es el Dios Todopoderoso? Que EL sea nuestra fuerza.
Y que EL obre en nuestros ministerios y vidas según EL quiera glorificarse a través de cada uno de nosotros en particular.
¡Ni más ni menos!

Confiemos en EL para que no sea menos. No actuemos neciamente intentando que sea más.
Así como podemos responder al silogismo necio de si Dios puede hacer una piedra tan grande que no la pueda mover, así podemos responder a nuestros intentos de manipular a Dios para que obre según nuestro parecer.
DIOS PUEDE HACER TODO LO QUE EL QUIERE HACER
"Haré todo lo que quiero" (Isaías 46:10).
Lo que EL QUIERE hermanos, LO QUE EL QUIERE.

¡Dios es Todopoderoso!
Confiemos solo en ÉL.
El Salmo 84:5 dice: "BIENAVENTURADO EL HOMBRE QUE TIENE EN TI SUS FUERZAS".

Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)