1 Por qué predicarle a un "testigo de Jehová"?



En la ciudad donde estamos trabajando nos encontramos constantemente con "testigos de Jehová". Y de hecho el vecino de la casa de al lado de donde vivo también lo es.
Yo he hablado muchas veces con ellos, pero también en infinidad de ocasiones he intentado esquivarles.
Siempre he sentido que se trataba de una discusión sin sentido que no pude evitar porque no podía quitármelos de encima.
En este último tiempo he comenzado a ver esta situación de manera muy diferente.
Por lo que decidí empezar a estudiar sus creencias.

Antes que nada creo que es importante preguntarnos: ¿por qué hablarle a un "testigo de Jehová"?

La pregunta parece muy obvia, pero con el tiempo he visto que todo cristiano que se acerca a uno de ellos lo único que hace es discutir agresivamente, atacar, burlarse y enojarse repitiendo: "Jesús es Dios. Jesús es Dios. Jesús es Dios. Jesús es Dios...". Mientras los ojos parecen salirse de las cuencas.

No son cristianos
Creo que es vital el tomar conciencia que los "testigos de Jehova" no son cristianos y que caminan hacia el infierno con una bonita religión debajo del brazo.
Cuando un "testigo de Jehová" llama a nuestra puerta, NO estamos hablando con un hermano confundido que insiste sobre algún tema de poca importancia.
El NO viene a hablar sobre si los cristianos pueden usar zapatillas, usar guitarra eléctrica en la alabanza o si el arrebatamiento es antes de la "Gran tribulación", durante o después.
Tampoco se trata de la eterna discusión entre calvinistas y arminianos.

Cuando un "testigo de Jehová" viene a nosotros se está acercando una persona que Dios nos ha confiado para que le hablemos de la verdad del evangelio.
¡Esto es exactamente así!

El "testigo de Jehová" al apenas enterarse de que somos cristianos, sonreirá como niño que encontró un amiguito para jugar, y hará su pregunta favorita:
"¿Cual es el nombre de Dios?"
A lo que se responderá a sí mismo: "Lea por favor Isaías 42:8".
Allí encontraremos: "Yo Jehová; este es mi nombre".

A esto le agregarán sus enseñanzas del "reino de paz", el "Armagedón", y luego sus nuevas estrategias evangelísticas del bienestar familiar y algunas cosas más.

Pero NO encontrarás el evangelio allí.
NO un evangelio completo que los pueda llevar a genuina salvación.

Los "testigos de Jehová", como ya lo veremos más adelante, viven una triste y frustrante salvación por obras.
Lo cual los dirige, no solo a estar espiritualmente muertos, sino obviamente al infierno (el mismo que ellos en su doctrina niegan).
ELLOS NECESITAN DE SALVACIÓN como cualquier otra persona que podemos conocer.

No se trata de burlarnos de ellos, plagados de orgullo, como si fuéramos mejores que ellos.
Nosotros hemos sido salvados por PURA MISERICORDIA DE DIOS.
¿No tendremos misericordia de ellos?

No se trata de comenzar un furioso debate religioso para ver quién sabe más, tirándoles todos los versículos que conocemos sobre la deidad de Jesús, el infierno, la donación de sangre y el nombre de Dios. ¡NO!

Mira lo que dice 2 Timoteo 2:24-26
Aquí encontramos que no debemos ser "contenciosos" ("májomai" en griego). La versión Interlineal la traduce como "estar peleando".
Pablo le decía a Timoteo que no debía ser como esos falsos maestros que "engendran contiendas" de los que hablaba un versículo antes (2 Timoteo 2:23).
Esto NO significa que no hablemos la verdad.
Las Escrituras nos instan a "CORREGIR", pero con algo que muchas veces nos cuesta: "MANSEDUMBRE".
Firmes, pero sin necesidad de ser irrespetuosos y soberbios.

Se trata de cumplir la comisión de Marcos 16:15
De tener compasión COMO JESÚS.
Jesús llegando cerca de las puertas de Jerusalén tuvo tal dolor por la condición dura del corazón de los judíos que hizo algo que debería confrontarnos:
Lucas 19:41,42

Según el “Comentario al texto griego del NT”, la palabra "LLORÓ" en griego ("klaío") significa que “rompió en llanto. Probablemente un llanto audible” (Craig Keener - Pag. 172).
Y en el Diccionario Strong se traduce como “gemir, llorar a gritos” (G2799).

Alfred Edersheim explica que la palabra en griego “no refleja el llanto reposado (‘edákrusen’) con que lloró ante la tumba de Lázaro, sino con el lamento explícito y profundo (‘eklausen’)” (“Comentario Bíblico Histórico”. Pag. 1134).

La pregunta es ineludible: ¿Podremos nosotros tener otra actitud ante el perdido?


Luis Rodas


.

1 comentarios:

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)