EN REALIDAD NECESITAN CONFIAR MÁS EN ELLA. Primeros pensamientos del día.


"Porque tu misericordia está delante de mis ojos,
y ando en tu verdad"
(Salmo 26:3).

Gracia y verdad, dos supuestos contrincantes de bandos opuestos, pero en realidad amigos que se complementan profundamente para guiarnos a un solo lugar: la intimidad con Dios.
A lo largo de los años nada he visto que despierte más sentimientos de ira y rechazo que la supuesta guerra entre la gracia y la verdad.

David, en este salmo 26, los entrelaza hermosamente sin ningún conflicto.
Mientras dice: "yo en mi integridad he andado". Luego agrega que su confianza no está en él mismo: "he confiado asimismo en Jehová sin titubear" (26:1).
Mientras se declara totalmente dependiente de la misericordia de Dios en su vida: "Porque tu misericordia está delante de mis ojos". Luego agrega que vive en obediencia a Dios: "Y ando en tu verdad" (26:2).
Mientras relata su vida de integridad en los siguientes ocho versos (26:4-11) culminando: "yo andaré en mi integridad"; en el verso 11 no ve ninguna contradicción en clamar de todo corazón: "Redímeme, y ten misericordia de mí". Y finalizando: "Mi pie ha estado en rectitud" (26:12).

¿David buscaba agradar a Dios con su vida y consideraba esto fundamental para caminar en intimidad con Dios? ¿O sólo se lanzaba a la gracia de Dios para salvarlo, sustentarlo y guiarlo a esa intimidad?
La respuesta es: LAS DOS COSAS.
No es esto O lo otro. Es esto Y lo otro. Gracia y verdad están unidos inseparablemente.
Si una persona busca relacionarse con Dios SÓLO a través de guardar los mandatos de Dios, aún sigue en Moisés. Pero aquel que está en Cristo entiende la unidad profunda entre gracia y verdad (Santiago 2:14-26; Efesios 2:1-10).
Juan 1:17 lo resume: "La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo".
¿Puedes ver esas dos obras entrelazadas tan inseparablemente de gracia y verdad?

David muestra salmo tras salmo que su relación intima con Dios es vivida bajo esta unidad de gracia y verdad (Salmo 43:3,4). Es así como en medio de este salmo, escribe: "Jehová, la habitación de tu casa he amado, y el lugar de la morada de tu gloria" (26:8).

La gracia nos guía hacia la verdad (Salmo 119:33,34,124), impulsa el corazón para que la amemos (Salmo 119:36,97,111,117), nos da fuerzas para vivirla (Salmo 119:32,88,145), y nos recompensa por practicarla (Salmo 119:165; 19:7-11).
La verdad quita todo obstáculo para experimentar más gracia y disfrutar de genuina comunión con Dios (Salmo 15).

Esta es la razón por la que infinidad de citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento son usadas para instar a la obediencia y santidad (por ejemplo 1 Pedro 3:8-12 y 1 Corintios 10:1-12), y NO para simplemente decir: "ahora vivimos en la era de gracia. Ya no necesitas esos mandatos morales del Antiguo Testamento". 

La realidad es que "con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal" (Proverbios 16:6).

Aquellos enfurecidos atacantes contra toda mención de la verdad en la que debemos vivir y todo velar para la santidad, imaginan tener una revelación más pura y profunda de la gracia. Pero en realidad su comprensión y confianza en la gracia es tan débil que no soportan verse expuestos a la verdad de Dios al no encontrar cómo defenderse del desánimo y la frustración. 
Así, llenando sus bocas de la defensa de la gracia, en realidad necesitan confiar más en ella.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)