CÓMO SEGUIR AL MAESTRO HOY (1) Últimos pensamientos del día



“Venid en pos de mí” (Mateo 4:19).

Seguir a Jesús en aquellos días era literalmente dejar lo que uno estaba haciendo e ir con él a dondequiera que vaya.
Cuando un maestro te llamaba a seguirle significaba que te recibía como su discípulo personal. Y tú debías pasar tiempo con él.
Por esto leemos en los evangelios que "le seguía gran multitud” (Mateo 20:29; Marcos 5:24; Lucas 23:27; Juan 6:2), y cuando algo les molestó “muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él” (Juan 6:66).

Es así como en el pasaje que leímos al principio, Juan, Jacobo, Andrés y Pedro dejan su trabajo y se dedican a seguir a Jesús a todo lugar.

¿Debe ahora una persona dejar su trabajo o estudios para poder seguir a Jesús?
Ahora Jesús ya no es una persona en un cuerpo finito como el nuestro a la cual podemos ver y seguir de forma grupal. La forma de seguirle cambió cuando ascendió vivo a los cielos (Hechos 1:9). Ahora EL está con nosotros todos los días (Mateo 28:20) a través de Su Espíritu (Romanos 8:9) y el seguirle se concreta básicamente de cuatro maneras:
  1- Aprender de EL (Efesios 4:20,21; Juan 16:13,14; Juan 17:20)
  2- Poner en práctica lo que aprendemos de EL (Mateo 7:24-27; Santiago 1:22)
  3- Ocuparnos en lo que el Maestro nos dice que debemos ocuparnos (Mateo 25:14-30)
  4- Seguir su ejemplo y carácter (1 Pedro 2:21; Mateo 11:29)

De esta forma, el Maestro mandará:
- a algunos que dejen todo lo que estaban haciendo hasta el momento para dedicarse a un ministerio de tiempo completo, y así le seguirán.
- con otros el plan será que le sigan y sean fieles en lo que ya les confió (trabajo, estudios, etc…).
- mientras que otros discípulos se verán impulsados por el Maestro a cambiar de empleos, estudiar cierta carrera universitaria, casarse, permanecer solteros, etc...

Ya vemos un anticipo de esto en aquel ex endemoniado gadareno que quería seguir a Jesús, y el Señor le dice: “Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo” (Marcos 5:18,19).

PARA ESTO ES IMPORTANTE SABER
  1- NO es lo mismo para todos.
Todos debemos tomar la cruz y seguirle (Lucas 14:27), pero lo que viene a significar esto para cada uno puede ser muy diferente.

  2-Nadie más puede decirte qué debes hacer. Solo el Maestro. La Iglesia no llama, sólo puede confirmar un llamado (1 Timoteo 5:22; Hechos 6:1-6). El que llama es el Maestro de forma específica y tú serás el primero en tener la convicción al respecto.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)