¿Cuán poderosa es la obra de la gracia de Dios en el pecador? 1ª parte



¿Buscar agradar a Dios es legalismo?
¿Buscar agradar a Dios es querer salvarme por obras?
¿Un hijo de Dios puede agradar a Dios o todo lo que hacemos es basura para Dios?
¿Debo buscar en todo agradar a Dios o simplemente debo descansar en que Cristo murió por mis pecados y lo demás no importa?
¿Ni debo intentar agradar a Dios porque es imposible?

Primero:
Antes de que Cristo nos salvara estábamos muertos en nuestros pecados:
Efesios 2:1 "Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados".
Esto significa que estábamos en el estado terrible que la Biblia llama "muerte" donde éramos esclavos del pecado.
Por eso dice este versículo "estabais muertos en vuestros delitos y pecados".
Hundidos en la transgresión a la ley de Dios haciendo cosas que Dios aborrece.
Tito 3:3 "Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros".

El Creador del Universo no era nuestro Dios, sino que obedecíamos las ordenes de Satanás (Efesios 2:2) y las ordenes de nuestra naturaleza carnal:
Efesios 2:3 "Entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás".
"Éramos por naturaleza hijos de ira": nos esperaba sin salida la "ira" de Dios.
¿Por qué?
Porque Dios es justo. Y nuestra condición ante el juicio de Dios merecía un solo dictamen: culpable de transgredir constantemente la ley de Dios.
Para ver esto no hay más que encender cualquiera de los canales de televisión con más éxito.
Romanos 1:32 "Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican".

Pero Dios no es solo Justo.
Por esto ÉL nos amó cuando éramos aborrecibles como leímos en Tito 3:3.
Efesios 2:4-6 "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús".

Y de esta manera Dios despliega sus virtudes inigualables.
- EL es el Dios que es capaz de pagar el más alto precio por perdonar a transgresores de su ley
- Y no solo paga su culpa, sino que los hace sus hijos y los hace reinar juntamente con Su Hijo
Es el Dios que merece la adoración de todo lo creado:
Efesios 2:7 "Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús".

Dios NO está buscando mostrar la virtud del hombre. ¡NO!
Dios está mostrando sus virtudes incomparables en su actuar en el hombre: Efesios 2:8,9
"gracia" ("járis"): es una palabra que la Biblia la usa en diferentes sentidos.
Puede reflejar belleza, el favor de una persona con otra, gratitud, el poder de Dios en la Iglesia, el favor de Dios sobre una persona o Iglesia o el acto de Dios de salvar en Jesucristo a los que no se lo merecen.
Este versículo se refiere a esto último.
Efesios 2:8,9 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe".

No nos salvó por ver algo bueno en nosotros. ¿Qué vio en nosotros para salvarnos?
Pecado.
¿Por qué lo hizo?
Porque nos amó.
¿Las virtudes de quién se ven en nuestra salvación?
Las de Dios.
Lo dice claramente: "no por obras, para que nadie se gloríe" (2:9).
Solo Dios.
Nosotros corríamos hacia el infierno y ÉL nos hizo sus hijos.
Nosotros pecábamos y ÉL por pura gracia nos salvó. La salvación es "don de Dios" (Efesios 2:8).

Bien, entendimos una parte de lo que significa la gracia de Dios en nosotros: Dios pagó por nuestra transgresión a su ley.
Hay perdón disponible para todo pecado que cometió o cometa un hijo de Dios.
El sacrificio por el perdón ya fue hecho:
Hebreos 7:26-27 "Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo".

Cada vez que nos acercamos "confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro" (Hebreos 4:16), estamos haciendo notoria la gracia de Dios con nosotros.
¡Este es un mensaje glorioso!
Pero, hermanos, la gracia NO termina ahí.
Mañana veremos un poco más acerca de esto.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)