Ese santo trabajo



Albert Barnes, teólogo norteamericano del siglo 19, escribió:

"Si hay algo que un hombre estará agradecido y debería estar agradecido, es que, por el Espíritu y la providencia de Dios, fue puesto en el ministerio
Sin duda es un trabajo de esfuerzo, de abnegación, que exige muchos sacrificios de bienestar personal y comodidad. Se requiere del hombre que abandone sus espléndidas metas de éxito mundano, riqueza y una vida fácil. A menudo se identifica con necesidad, pobreza, rechazo y persecución. Pero es un oficio tan honorable, tan noble, tan excelente y ennoblecedor; es sustentado con tantos consuelos preciosos aquí y es muy útil para el mundo, y tiene tales promesas de bendición y felicidad en el mundo por venir, que no importa lo que un hombre es obligado a renunciar para llegar a ser un ministro del Evangelio, debería estar agradecido a Cristo por ponerlo en ese oficio

Un ministro, cuando llega a morir, siente que el favor más alto que el cielo le ha conferido ha sido dirigir sus pies lejos de los caminos de la ambición y las búsquedas de vida fácil o ganancia personal y que lo llevó a ese santo trabajo al que le ha permitido consagrar su vida" 

("Comentario de 1 Timoteo". Nota 1:12).

.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)