Dos menosprecios bien claros



"Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón" (Lucas 2:7).

Como ya hablamos en el devocional de ayer, no existió error alguno: que no hubiera "lugar para ellos en el mesón", y que Jesús naciera en un comedero de animales era el plan milimétricamente trazado de Dios.
En esto vemos dos menosprecios bien claros:
        1- Del mundo hacia el Señor
        2- Del Señor hacia el mundo

DEL MUNDO HACIA EL SEÑOR
Si acaso Augusto César (mencionado en el primer versículo) se hubiera dignado a acercarse a aquel mesón, ¿qué hubieran hecho los propietarios?
No sería extraño que vaciaran el hospedaje por completo para recibir a tan distinguida personalidad.
Pero ante el nacimiento del Rey de reyes y Señor de señores no presentan el menor respeto, ni aún apenas misericordia: "no hay lugar" para EL.
Sorpresivamente leemos en el relato de Lucas que no sólo el Rey de reyes y Señor de señores no encuentra un lugar digno para nacer, sino que "el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza".
"Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos", pero EL no tiene un lugar propio donde ni apenas descansar (Lucas 9:58).
¡Vaya forma del mundo de menospreciar a "quien sustenta todas las cosas" (Hebreos 1:3)!
EL "fue menospreciado, y no lo estimamos" (Isaías 53:3).

DEL SEÑOR HACIA EL MUNDO
Mientras nosotros muchas veces nos dejamos deslumbrar por la gloria de este mundo y el respeto de los hombres (Mateo 23:5-7), Jesús menospreció por completo todo eso (Juan 6:14,15).
Allí está el Señor a quien "adoran todos los ángeles de Dios" (Hebreos 1:6), "envuelto en pañales" y recostado "en un pesebre" (Lucas 2:7).
EL afirmó: "Gloria de los hombres no recibo" (Juan 5:41).

A lo que se refería es que EL no vino a intentar lograr que los hombres lo pongan en un lugar preeminente y destacado en la sociedad. ¡NO!
El vino a glorificar a Su Padre en la tierra (Juan 17:4) y a que sea el Padre quien lo glorifique delante de los hombres (Juan 8:54; Filipenses 2:9,10).
El buscaba "la gloria que viene del Dios Único" (Juan 5:44) y no la que otorga este mundo (Juan 8:50).

Siguiendo este ejemplo, el apóstol Pablo dijo con toda claridad:
"Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo" (Gálatas 6:14).

Si es el Señor el que te otorga cierto lugar, adora a Dios y sírvele con humildad. Pero NO busques ganar nada de esto de los hombres. Si ganas por tus propios medios respeto o reputación de los hombres, te estás engañando con lo que la Biblia llama "vanagloria" (1 Juan 2:16), y "ya tienes tu recompensa" (Mateo 6:5).

Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)