El Evangelio: Un fundamento ciertísimo - Ultimos pensamientos del día


"Puesto que ya muchos han tratado
de poner en orden la historia de las cosas
que entre nosotros han sido ciertísimas"

(Lucas 1:1).

En las primeras palabras de Lucas encontramos un vocablo griego que puede sernos muy útil para entender los evangelios: “diégesis”(“historia”).
Teón, el famoso retórico del siglo II a. C. definió en su momento "diégesis" como "una exposición de hechos ocurridos".
Lucas no está poetizando o brindándonos alegremente algunas teorías sobre el cristianismo. El está reflejando a una Persona y su "historia".
Se trata de "una exposición de hechos ocurridos". Hechos expuestos con plena certeza: "la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas" sobre Jesús.
¿En qué se basa para tanta convicción?

      1- Lucas formó parte de un grupo de hermanos privilegiados que fueron "enseñados por aquellos que desde el principio lo vieron con sus propios ojos" (Lucas 1:2).
      2- Lucas realizó una "investigación con diligencia" (Lucas 1:3) del caso con la misma seriedad, esmero y precisión que conlleva una investigación médica.

Usa 3 términos médicos en 3 versículos:
- "diégesis" ("historia") en 1:1.
- "autóptes" ("lo vieron con sus ojos") en 1:2: de donde deriva nuestra palabra "autopsia".
- "parakoloudseo" ("haber investigado") en 1:3.

El habló con los testigos e investigó minuciosamente los hechos.

LA VERDAD
Esto lo lleva a afirmar que se trata de "la verdad de las cosas" (1:4).
El relato que tenemos de los evangelios no es una opinión o posibilidad.
Lucas no escribe dejando lugar a otras versiones, posturas o interpretaciones de la vida de Jesús. El afirma, de forma absoluta y con autoridad, que lo que Dios nos dio en los evangelios, es “bien la verdad de las cosas” (1:4).
La frase “bien la verdad” utiliza la expresión griega “asfáleia” la cual en Hechos 5:23 usan ciertos guardias: “por cierto, la cárcel hemos hallado cerrada CON TODA SEGURIDAD”.
Son cosas “ciertísimas” (“pleroforéo” en griego): “aparecen ejemplos de esta palabra en los papiros para concluir un asunto legal o financiero de un modo total” (A.T. Robertson en “Comentario al Texto Griego del NT”).

Y no sólo la verdad de lo que sucedió, sino que es la verdad en sí, ya que Jesús habló no una verdad, sino la verdad (Juan 18:37). Cuando el Señor hablaba, lo que salía de su boca era la Palabra de Dios (Lucas 5:1), por tanto la verdad. Ya que EL mismo era Dios (1 Timoteo 3:16), y la verdad misma (Juan 14:6).

¡Gracias Señor por el "fortísimo consuelo" (Hebreos 6:18) en los evangelios!

Luis Rodas

.

1 comentarios:

  1. Amén, cuando amamos al Señor y queremos conocerle más y más, eso nos lleva a indagar examinar estudiar escudriñar las escrituras no solo para informarnos sino para vivirlo y dar testimonio del Señor Jesús.

    ResponderEliminar

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)