Pastores, ¿hasta qué punto creemos la inmanencia de Dios?



Lo correcto de nuestras predicaciones debe ir más allá de simplemente acumular información CORRECTA que hemos leído en algún libro o estudiado en cierto seminario.
Jesús llegó a afirmar que los "escribas y fariseos" eran bonitamente ortodoxos a la hora de sentarse "en la cátedra de Moisés" para enseñar, pero por supuesto... luego aclaró: "mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen y no hacen" (Mateo 23:1-3).

¡Esto es un problema para todos nosotros!
Podemos llegarnos a confundir imaginando que como cada coma y cada punto está en un sitio inmejorable en nuestra predicación, ya podemos descansar tranquilos.

¡Esto no es así!
Y no solo lo enfrentaremos el día que lleguemos delante de aquel que aun "manifestará las intenciones de los corazones" (1 Corintios 4:5), sino que aun muchas veces lo vemos en el día a día de la Iglesia.
¡Cuantas predicaciones están diagramadas con una precisión milimétrica, pero muertas!
¡Cuantas veces encontramos disertaciones domingueras que empalidecerían a Juan Crisóstomo (aquel predicador que se decía que tenía "boca de oro"), pero que no son más que información correcta dada por un profesional con voz de locutor de radio!
¡Cuantas veces nos encontramos con que nuestras predicaciones solo han logrado creyentes intelectualmente correctos pero casi tan centrados en sí mismos como cuando llegaron!

¿Por qué?
Muchas veces por la falta completa de dos preguntas muy buenas:
- ¿Cuanto creemos de lo que predicamos?
- ¿Cuanto predicamos de lo que vivimos genuinamente?

Para empezar
Una de estas grandes verdades que solemos insistir desde el púlpito es la "Inmanencia de Dios".
Conozcas o no conozcas este término, estoy seguro que has insistido sobre este tema cientos y cientos de veces.

El "Diccionario de Teología" de Everett Harrison lo explica así: "Dios es inmanente en el sentido de que él está presente en todas partes y en que el orden de la naturaleza revela de forma inequívoca su acción, su poder y soberanía eterna" (Pag. 318).
En otras palabras, Dios no solo está en TODO lugar sino que permanece involucrado y dirigiendo cada aspecto del Universo. Sin importar lo pequeño o grande según nuestro parecer.
Los "deístas" enseñan que Dios creó el Universo pero que luego lo abandonó a su "suerte".
Los "panteístas" enseñan que todo es Dios. Confundiendo al Creador con la creación.
Mientras que la doctrina bíblica nos habla de un Dios que es Superior a TODO lo creado, pero que no permanece pasivo ante Su creación, sino que tiene el control de absolutamente TODO lo que sucede y lo dirige según Su Poder Y Sabiduría Perfecta.

Involucrado en la vida de los animales
A tal punto que Jesús nos dice:
Mateo 10:29

¿Lo entendemos de verdad?
Dios se toma el trabajo de, no solo conocer, sino de controlar y preservar, la vida de cada pájaro en el planeta Tierra.
¿No es esto imposible de concebir para nosotros?
Estamos hablando de millones y millones de pájaros.
A esto le podemos sumar que el Salmo 104 nos dice que Dios:
1- Se toma el trabajo cada día de darle de "beber a todas las bestias del campo":
Salmo 104:10,11
2- También es quien hace producir "heno para las bestias" (Salmo 104:14).
3- Le da comida a los leones:
Salmo 104:21
4- EL es quien lleva adelante el trabajo diario de darle de comer a "los seres innumerables" que existen en el "grande y anchuroso mar":
Salmo 104:25-27
5- EL es quien "prepara al cuervo su alimento" para que pueda alimentar a "sus polluelos":
Job 38:41
Salmo 147:9
Y no solo a los cuervos, sino a todas "las aves del cielo":
Mateo 6:26
Cada ser animal, viva en el mar, la tierra o surque el cielo, depende de Dios:
Salmo 104:28-30

Involucrado en la creación inanimada
A toda esta actividad incomprensible para nosotros, debemos añadirle su cuidado y gobierno sobre la creación inanimada:
1- Si allí donde estás hay nubes y llueve es porque Dios así lo dispuso:
Salmo 147:8
Job 37:12,13
2- Si donde vives a la lluvia se le ha añadido una tormenta, alaba a Dios. EL así lo ha hecho:
Salmo 135:7
3- Si a todo esto, por tu ciudad, se ha incorporado también la nieve, puedes agradecer a Dios por ella. EL la ha dado:
Salmo 147:16,17
Job 37:6
4- Dios está detrás de la dirección aun de las estrellas (Job 38:31,32) y de la salida del sol (Mateo 5:45).

¿Es Dios o las leyes de la naturaleza?
Al leer todo esto, tal vez puedas preguntarte: Pero ¿es Dios quien hace que todo esto acontezca cada día o es el fluir ordenado de las leyes de la naturaleza?
Si llueve por ejemplo, ¿es Dios quien lo produjo o fue la condensación de vapor siguiendo el "ciclo del agua" natural?
A esta pregunta podemos responder: LAS DOS COSAS.

A esto muchos le llaman "concurrencia".
Wayne Grudem lo explica así: "La doctrina de la concurrencia afirma que Dios dirige, y obra mediante las propiedades particulares de cada cosa creada, así que estas cosas en sí mismas producen los resultados que vemos. Entonces es posible afirmar que en un sentido los acontecimientos son plenamente (cien por ciento) producidos por Dios y también plenamente (cien por ciento) producidos por la criatura" ("Teología Sistemática". Pag. 332).

Esto quiere decir, siguiendo el ejemplo de la lluvia, que la lluvia no es una ilusión de la mente, sino que es de verdad lluvia, y que se produce genuinamente por la ley del "ciclo del agua" inventada por Dios.
Pero que Dios usa cada elemento que EL incorporó a Su creación según Su Voluntad, Propósito y Provisión.
Por lo que podemos afirmar con toda seguridad que cuando llueve es porque Dios así lo ha querido en ese exacto momento. Y que para esto EL NO ha pasado por alto las propiedades naturales que EL mismo ha creado.

Involucrado y activo
Estamos hablando de, no solo el Dios Creador, sino que del Ser Inmanente que permanece involucrado y fielmente activo en cada aspecto de Su creación.
Al punto de que aquel que NO miente nos dijo que "aun (nuestros) cabellos están TODOS contados" (Mateo 10:30).

¿Involucrado en las congregaciones?
Quizás estás pensando: "¿Qué tiene que ver todo esto con nuestro pastorado?"
Una buena pregunta para hacernos es: ¿Creo todo esto de verdad?
Ya sé que has enseñado cosas así muchísimas veces.
Ya sé que en la congregación que pastoreas se han cantado cualquier cantidad de canciones que dicen: "Dios está aquí","El se ocupa de ti", "Dios está al control" y frases por el estilo....
Pero... en el día a día... en el andar cotidiano... ¿Lo creemos? ¿Lo experimentamos? ¿Descansamos gozosamente en estas verdades?

¿Ante cualquier cosa que sucede en la congregación, por terrible que parezca, adoramos al Dios que está plenamente al gobierno de TODO lo que está sucediendo?
Olvídate por un momento de responder lo que sabes que es correcto y pregúntate: ¿Puedo decir que tengo "COMPLETA PAZ" (Isaías 26:3) en mi ministerio porque estoy plenamente confiado de que cada cosa que sucede en la congregación es porque el Señor así lo ha querido? ¿O mi pobre familia vive y sufre cada día mi ministerio como algo devastador?

Hace algunos años alguien escribió un capítulo de un libro para pastores, con el título: "Precaución: El ministerio puede ser peligroso para tu matrimonio" ("Pastors at risk" - H. B. London y Neil Wiseman).
¿Tu familia odia secretamente a la congregación que pastoreas porque ve cómo la carga del ministerio te hace una persona irritable, que se queja siempre de alguien que no hizo lo que DEBERÍA o que hizo lo que NO debería, y que se va resintiendo y frustrando?

Muchas veces nuestros hijos se alejan de la Iglesia porque lo que han visto en la intimidad de nuestros hogares como pastores es que una buena definición de Iglesia es: "un lugar donde lo torturan a mi padre".

Conclusión
Hermano amado, pastor, podemos conocer a la perfección el prospecto que viene en la cajita del remedio. Podemosmemorizarlo y hasta hacer un estudio minucioso de cada palabra que incluye el prospecto. También podemos realizar una investigación fidedigna para asegurarnos que ese prospecto es genuinamente el prospecto que corresponde con el medicamento que hemos comprado.
PERO HASTA QUE NOS TOMEMOS EL MEDICAMENTO NOSOTROS, NO PODREMOS OBTENER NINGÚN RESULTADO GENUINO.

Profundicemos sobre la "inmanencia de Dios" y VIVAMOS EN FE EN ELLA. Y cuando el gozo, la paz y la adoración a Dios vengan como resultado, enseñémosle a la congregación lo importante de esta doctrina bíblica.

Luis Rodas


.

1 comentarios:

  1. Tengo dudas acerca de la "inmanencia". No me queda clarobque si esdoctrina que se mencione en la biblia como tal, se de su onmipresencoa y su omniciencia pero su inmanencia me deja dudas. Bendiciones

    ResponderEliminar

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)