EL GOZO EN LAS FUERZAS DEL SEÑOR. Primeros pensamientos del día.



"El rey se alegra en tu poder, oh Jehová;
y en tu salvación, ¡cómo se goza!"
(Salmo 21:1)

Al igual que en el salmo anterior, aquí encontramos un resumen de la típica liturgia que Israel realizaba "antes de la partida del rey y su ejército hacia una batalla" (Peter Craigie - "WBC Psalms 1-50"). El pueblo le habla a su rey, David, antes de salir al combate.
Y comienzan describiendo una característica en él: el pueblo ha visto cómo David ha obtenido grandes victorias en diferentes ocasiones y él las adjudicaba, lleno de gozo y deleite, a las fuerzas de Dios.
¡David vio grandes victorias! Tuvo enormes alegrías en todo tipo de batallas. Israel está diciendo: "Así como ya hemos visto innumerables veces a nuestro rey gozarse en que tu fuerza es suficiente para ganar toda batalla, así 'engrandécete, oh Jehová, en tu poder (en esta batalla también); (y pronto) cantaremos y alabaremos tu poderío' (21:13).

Las dificultades delante no eran para David y su pueblo sólo un conflicto entre hombres.
¡NO!
Eran un medio por el que las fuerzas del Señor eran vistas de forma palpable entre los hombres. Y aquel que confíe en EL y la "misericordia del Altísimo" esté sobre él (21:7), verá "la potencia salvadora de su diestra" a su favor (20:6).  
Mientras David sufrió todo tipo de humillaciones, peligros y escasez cuando huía por años de Saúl, Dios "le salió al encuentro con bendiciones de bien; corona de oro fino (le puso) sobre su cabeza" (21:3), "honra y majestad (puso) sobre él. Lo bendijo para siempre, (y) llenó de alegria con su presencia" (21:5,6). La muerte lo acechaba, pero Dios "le dio vida; (y) largura de días eternamente y para siempre" (21:4).
Israel veía claramente el gigante cambio de situación en la vida de su rey David, y lo atribuía directamente cantándole a Dios: "Grande es su gloria en tu salvación"
Y David tenía un corazón con la hermosa y necesaria capacidad de disfrutar tanto esto, que el pueblo que lo conocía lo describe: "en tu salvación, ¡cómo se goza!" (21:1).
Ni la solemnidad que suele tener la versión Reina Valera 1960 logra robarle a estas palabras la enorme fiesta en el corazón de David ante cada obrar de Dios en su vida.

A punto de salir a la guerra, Israel proclama todo esto y anuncian ante Dios que esto mismo es lo que esperan ahora otra vez en su nueva batalla (21:8-13).

¡Dios, por favor, enséñame, y dame este corazón que alegraba a David e Israel!
"Engrandécete, oh Jehová, en tu poder; 
cantaremos y alabaremos tu poderío" 
(21:13).








0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)