CORAJE Y FORTALEZA QUE PERSISTE. Primeros pensamientos del día.


“Pacientemente esperé a Jehová,
y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” 
(Salmo 40:1)

George Bethune (1805-1862):
"Este término, ‘paciencia’, puede hacer pensar a alguien meramente en un temperamento que tolera o perdona los insultos o injurias de otros. Y, en verdad, los cristianos primitivos estaban expuestos a constantes persecuciones y desprecio, y tenían sin duda necesidad de tal gracia de Dios; pero la palabra ‘paciencia’ aquí significa aún más.
Su idea es exactamente expresada en el vocablo ‘longanimidad’. Es ese coraje y fortaleza que persiste derivado de la confianza en la fidelidad de Dios, y una segura expectación de la liberación final, cual sostiene al creyente a través de largos períodos de esfuerzo y pruebas.
Es paciencia teniendo ‘su obra completa’ (Santiago 1:4).

En los primeros siglos se toleraba que tengas apenas un acercamiento al cristianismo, pero, si por el contrario, tu vida estaba plenamente en la esperanza de Cristo, eras considerado el más miserable de todos los hombres. Gente así sufría diariamente la confiscación de sus bienes, ataques, prisiones y muerte. Ellos eran aún juzgados por aquellos que llevaban vidas inconsistentes y seguían herejías ambiciosas dentro de las Iglesias.
Pero los genuinos cristianos se esforzaban y sufrían por la esperanza de la corona de vida más allá de la tumba. Ellos no miraban 'las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas’ (2 Corintios 4:18).

Para encontrar coraje para la perseverancia, los cristianos contemplaban continuamente aquella gloria que ha de revelarse ‘aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo’ (Tito 2:13) y los gozos del cielo, como la recompensa del galardón lleno de la gracia de Dios.

Los cristianos afligidos eran, por lo tanto, susceptibles a dos posibles tentaciones:
1- podían desalentarse a causa de la demora de la venida de su recompensa, y desmayar
2- o podían volverse impacientes y presuntuosamente buscar bienes personales antes del tiempo de su descanso futuro, aquí en este mundo.

Como muy bien expresó el escritor a los Hebreos: ‘Es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa’ (Hebreos 10:36).
Así es como uno de los frutos del Espíritu en el carácter del regenerado es la ‘paciencia’ (Gálatas 5:22)”
(”The Fruit of the Spirit”)

Tal vez no estés sufriendo la confiscación de tus bienes, encarcelamiento y la amenaza de la muerte, por tu fe. Pero en aquel sufrimiento, obstáculo y necesidad que Dios sí te haya confiado, puedes encontrar muy útil y vital este llamamiento a la ‘paciencia’.
Allí esperemos pacientemente a Dios luchando y orando hasta que EL oiga nuestro clamor y nos de victoria, o hasta que EL considere que se terminó nuestra carrera.






0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)