GRAN LECCIÓN DE UN GRAN CONTRASTE. Primeros pensamientos del día.


"Jehová es mi pastor;
nada me faltará"
(Salmo 23:1).

Después de un salmo trágico como el 22, donde no sólo David tiene la percepción de ser abandonado por Dios, sino aún el Hijo de Dios se ve entregado a sus enemigos; el libro de Salmos no podría dar un más absoluto contraste.
En un salmo el protagonista agoniza bajo las palabras "Dios mío, Dios mio, ¿por qué me has desamparado?" (22:1). El siguiente comienza diciendo: "Jehová es mi pastor; nada me faltará" (23:1). 
Y llamativamente las experiencias originales provienen de la misma persona: David. 
Es como si hoy me oyeras decir: "Sufro mucho en mi matrimonio", pero mañana me vieras cantando: "Mi matrimonio es una provisión interminable de felicidad". ¿Qué pensarías?
Posiblemente dirías que miento o que estoy loco.

Este conflicto o supuesta contradicción reflejado entre estos dos salmos vecinos es la raíz de la confusión de muchos. Es normal leer "Jehová es mi pastor; nada me faltará", y pensar: "uahhh... que gran noticia... soy una oveja del Supremo Pastor, se terminó todo tipo de escasez, sufrimiento, dolor y enemigo". 
La ecuación es simple:
1- EL es Dios, Todopoderoso
2- me ama, por lo tanto quiere lo mejor para mí
RESULTADO: se terminó el sufrimiento en mi vida. A partir de ahora todo será provisión, cuidado, guía y bendición.

La conclusión parece lógica y simple si sólo leemos los primeros tres versos del Salmo 23. Todo será provisión ya que "nada me faltará": "delicados pastos", descanso, "aguas de reposo", consuelo para mi alma y "sendas de justicia".
¿Dónde falla esta conclusión?
No sólo que el Salmo 23 tiene como vecino a los sufrimientos oscuros del Salmo 22, sino que aún el mismo Salmo 23 añade a la ecuación en el verso 4 un "valle de sombra de muerte" y "angustiadores" (personas a las que le es permitido en cierto momento producirnos angustia).

Sin lugar a dudas "Jehová es (nuestro) pastor; y nada (nos) faltará".
Todo lo necesario para nuestra vida, absolutamente todo, por el eterno e inconmensurable amor del Pastor, nos será provisto de forma completa e inmejorable. Sin duda.
Lo que sucede es que a veces esta provisión que necesitamos incluye momentos de dolor.

Este Pastor paternal nos pastorea con todo lo que necesitamos en cada momento. Así es que a veces nos  hace descansar "en lugares de delicados pastos" y "junto a aguas de reposo", y en otros tiempos sabe que nuestra alma tiene grandes lecciones que recibir en el "valle de sombra de muerte". Allí las circunstancias hablan del desamparo de Dios (22:1), pero la realidad de la fe es: "Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo" (23:4).

El mismo hijo de David, Salomón, escribió años después, una buena síntesis de esto:
"En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera, Dios hizo tanto lo uno como lo otro" (Eclesiastés 7:14).
Estamos "completos" en Cristo (Colosenses 2:10) y nada, absolutamente nada nos falta.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)