UN AMOR QUE ESTÁ DISPUESTO A MATAR Últimos pensamientos del día



“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos; y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18,19).

Esta era una profecía de Isaías que describía al Señor Jesús en plena acción (Isaías 61:1-3).
Como ya hablamos en los dos devocionales anteriores, el propósito de Jesús fue cumplir la voluntad del Padre y hacernos bien (Juan 6:38; Hebreos 10:7; Hechos 10:38; Mateo 20:28).
No llevó a cabo absolutamente ninguna acción buscando saciar a través nuestro alguna necesidad en EL.
¡EL no esperó nada de los hombres! Lo esperó TODO de Su Padre.

¿Y QUÉ DE NOSOTROS?
Examinémonos un poco a la luz de las palabras del Señor a los escribas y fariseos:
Ellos enseñaban la ley (Mateo 23:1,2) mostrándose como los más rigurosos maestros (Mateo 23:4), mientras en su vida privada ni se les cruzaba por la cabeza vivirlo ellos mismos (Mateo 23:3).

¿Qué los motivaba activamente?
Jesús dice: “Hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres" (Mateo 23:5).
No existía en ellos un amor por las personas, sino que su amor era por sentirse importantes. Los versículos 6 y 7 afirman: “AMAN los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas”.

Esto nos habla claramente de amor. Pero no hacia otros ni a Dios. Sino un amor propio. Autoestima.
Sus vidas estaban dedicadas diligentemente a alimentar su autoestima a través de lo que hacían supuestamente para Dios.
Y aún estaban dispuestos a matar por este desesperado amor propio (Mateo 23:34,35).

CUANDO ES ASÍ SUCEDEN BÁSICAMENTE ALGUNAS COSAS:
  1- Si nadie ve lo que haces no encuentras motivación para seguir adelante
  2- Si otros ven lo que haces pero no lo valoran pierdes el interés
  3- Si otro recibe más reconocimiento que tú por la misma tarea que tú mismo haces te enojas
  4- Si ponen a hacer a otra persona una tarea que tú crees que también puedes hacer, piensas enojado: “¿Por qué le dijeron a él y no a mí?”. Y tu corazón empieza a fabricar ideas oscuras de porqué lo eligieron a él y a ti no.
  5- Te enojas con el liderazgo de la Iglesia porque no te dan todo el espacio que crees que mereces
  6- En fechas especiales como tu cumpleaños esperas que los demás te manifiesten amor a la altura de todo lo que tú crees que mereces por el trabajo tan esforzado que has estado haciendo.
  7- Buscas aliados que piensen igual de mal que tú acerca de las personas que están haciendo la tarea que a ti te gustaría que te confiaran, y acerca del liderazgo que supuestamente cometió ese terrible error de ponerlo a él y no a ti.
  8- Cuando hablas tú o hablan de ti, participas entusiasmado en la conversación, sino te aburre.
  9- Para considerar que algo fue un éxito te es suficiente que otros te elogien, sin preguntarte ni por un segundo cómo lo vio Dios
  10- Se hace casi imposible corregirte, porque cualquier corrección va en contra de tu meta de sentirte valorado
  11- Si das una opinión y no la toman en cuenta, te ofenderás. No piensas que quizás esa opinión no era buena, sino que te menosprecian.
  12- Constantemente necesitamos nuevas dosis de aprobación de los demás.
  13- Si alguien nos contradice nos vemos en la obligación de demostrar su error. Estemos o no estemos en lo correcto. Porque creemos que perderemos el tan ansiado e idolatrado respeto.

¡Cuidado!… este amor propio, si le dejas su curso, tiene la capacidad de hacer realmente la diferencia y llevarte absolutamente lejos del servicio al Señor...


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)