Después de un duro invierno viene una primavera gloriosa. Primeros pensamientos del día.


“Por el camino de tus mandamientos correré,
cuando ensanches mi corazón” (Salmo 119:32)

Richard Sibbes (1577-1635):
“Así como giramos alrededor del sol a pesar de que no notamos el movimiento, y como las plantas y la hierba crecen a pesar de que no podemos percibir el proceso, de esta manera el crecimiento del cristiano vigilante y ferviente muchas veces no es del todo perceptible.
El va creciendo en algún aspecto de la gracia: humildad, quebrantamiento…
A veces el crecimiento se produce en la raíz, de forma no visible, pero ahí está.
Dios le confía dolores, dificultades, obstáculos, soledades…. Y allí experimenta que después de un duro invierno viene una primavera gloriosa.
Así como no hay vid que pueda dar fruto sin la fresca influencia del cielo, a pesar de estar plantada y bien arraigada en una buena tierra; así no podemos llevar fruto a menos que Dios nos asista. Necesitamos Su obra profunda y llena de amor para crecer en la gracia.

Los hombres cuidan a las plantas jóvenes en un primer momento y le colocan protecciones alrededor para librarlos de las dificultades. Pero cuando ellas crecen les quitan todo eso y las entregan al viento y las inclemencias del tiempo para su maduración.
Así Dios sostiene a sus hijos en un primer momento con muchas protecciones y consuelos, pero después EL los expone a las tormentas y los vientos, es allí donde se vuelven más fuertes, capaces de perseverar y maduran”.
(“Divine Meditations”)






0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)