Hagamos nuestra la siguiente oración. Primeros pensamientos del día.


“Por el camino de tus mandamientos correré,
cuando ensanches mi corazón” (Salmo 119:32)

¡Cuanto necesitamos la obra de Dios en nuestros corazones cada día!.
Entendamos, meditemos y hagamos nuestra la siguiente oración puritana:

"Señor Jesús,
Dame un arrepentimiento más profundo, dame horror del pecado, y terror de su cercanía.
Ayúdame a huir con la conciencia limpia y a resolver celosamente que mi corazón será solo tuyo.
Dame una confianza más profunda en Ti, que pierda mi vida para hallarla en Ti, la base de mi reposo, la fuente de mi ser.
Dame un conocimiento más profundo de ti, como Salvador, Maestro, Señor, y Rey.
Dame más poder en mis oraciones privadas, y más dulzura en Tu Palabra, permíteme aferrarme firmemente en tu Verdad.
Dame más santidad en mi hablar, pensar, actuar, y no dejes que busque la virtud moral lejos de Ti.
Ara y cava profundamente en mí, Señor mío, Labrador celestial, que todo mi ser sea como un campo cultivado, con las raíces de tu gracia creciendo a lo largo y ancho, hasta que sólo Tú seas visto en mí,
Tu hermosura de oro como cosecha de verano, y tu mucho fruto como otoño abundante.
No tengo otro amo, sino a Ti, otra ley, sino tu voluntad, ningún deleite, sino Tú mismo, ninguna riqueza, sino lo que me has dado nada bueno, sino lo que Tú has bendecido ninguna paz, sino la que Tú me otorgas.
Yo no seré nada, sino lo que Tú hagas en mí. No tengo nada, sino lo que recibo de ti.
Yo no puedo ser nada más de lo que, en tu gracia, Tú me adornes.
Excava en mi hasta lo más profundo, querido Señor, y luego lléname hasta rebosar de agua viva"
(“The Valley of Vision”- Selección de antiguas oraciones puritanas por Arthur Bennett).







0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)