LOS PRIMEROS AÑOS DE LA IGLESIA Bautismo y hechos



Bautismo
Aquí vemos como “la promesa del Padre” era el “bautismo con el Espíritu Santo” (Hechos 1:5).
Mientras Juan bautizaba con agua ahora el Señor los bautiza en el Espíritu Santo.

Otros casos de este bautismo
-En hechos 8:14-17 vemos como Pedro y Juan imponían las manos a los samaritanos para que “recibiesen el Espíritu Santo”.
-En Hechos 10:44-47 vemos como gentiles reciben el bautismo con el Espíritu Santo mientras Pedro les hablaba y estos comienzan a hablar en lenguas y a magnificar a Dios.
Y al Pedro explicar esta experiencia dice que cuando le sucedió recordó las palabras de Jesús: Hechos 11:16
-En Hechos 18:24-26 vemos que Apolos era un “varón elocuente y poderoso en las Escrituras” pero “solamente conocía el bautismo de Juan”, por lo que estuvo en Efeso y solo les predicó de eso. Cuando llega Pablo a Efeso les pregunta “Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?. Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo”. A lo que Pablo responde: “¿En que, pues, fuisteis bautizados?. Ellos dijeron: “En el bautismo de Juan” (Hechos 19:1-3).
Por lo tanto Pablo les impuso las manos y “vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban” (Hechos 19:4-6).

Hechos del Espíritu Santo
También es muy interesante ver como la Iglesia primitiva era llena del Espíritu Santo y como dependía de él.
-Por ejemplo vemos en Hechos 6:1-3 como para elegir gente para aún servir las mesas los requisitos eran que sean “de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría” (vers. 3).
-En Antioquía los discípulos estaban “llenos de gozo y del Espíritu Santo” (Hechos 13:52)
-En Hechos 4:33 dice que “con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús”. La palabra “poder” aquí es “dúnamis” en el griego y significa “energía, poder, capacidad, gran fuerza, habilidad grande, potencia”.
-Pablo en vez de estar llenándose de palabras humanas para convencer a la gente, simplemente predicaba el evangelio y dejaba que el Espíritu Santo hiciera lo que solo él puede hacer. 1 Corintios 2:1-5.
-En 2 Corintios 10:3,4 nos habla de que nuestras armas no son carnales sino “poderosas en Dios”. Esta palabra “poderosas” es un derivado de “dúnamis”. La palabra aquí es “dunatós”.
-En Efesios 6:10 nos habla que debemos “fortalecernos en el Señor y en el poder de su fuerza” para luego hablarnos de la lucha espiritual en la que estamos inmersos.
En Efesios 5:18 Pablo le escribía a los Efesios y nos dice a nosotros que debemos ser “llenos del Espíritu Santo”. Esto, según la Biblia de estudio “Vida plena”, “tiene el significado en griego de ser ‘llenos repetidas veces’.” (nota en Ef. 5:19) ya que “el verbo griego traducido como ‘lleno’ está en el tiempo imperfecto, lo cual indica acción continua en el tiempo pasado. Los discípulos estaban siendo continuamente llenos del Espíritu Santo y de su poder días tras día” (nota en Hch. 13:52). Esto explica porque luego de Pentecostés en Hechos 4:31 vemos que luego de orar fueron “todos llenos del Espíritu Santo”, mientras que en el mismo capítulo, en el versículo 8 vemos que Pedro ya estaba “lleno del Espíritu Santo” .

¿Que ejemplo nos dejó Jesús?
Y aún Jesús nos dejó un ejemplo muy claro de que nuestras fuerzas deben venir del Espíritu Santo.
-Mientras Juan lo bautizaba en agua dice Lucas 3:22 que “descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal. como paloma”. Luego “Jesús, lleno del Espíritu Santo” entra al desierto y es tentado por el diablo (Lucas 4:1,2) Y en Lucas 4:14 dice que “volvió en el poder del Espíritu”. Hechos 10:37,38

¿Solo para ellos?
Este “bautismo con el Espíritu Santo” no fue solo para ellos. Como ya vimos Pedro dijo: “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:39)
Y no solo que está disponible para todo cristiano hoy, sino que una buena pregunta sería: si Jesús le dijo a sus primeros discípulos que no hicieran nada hasta que el Espíritu Santo viniera sobre ellos con poder, ¿nos dirá lo mismo a nosotros si aún no tenemos ese “poder”?. ¿O a nosotros nos deja actuar sin Su poder? ¿Es imprescindible ese “poder” para nosotros como Iglesia de esta época? ¿Podemos suplantar ese “poder” con grandes ideas, estrategias, filosofías humanas y demás? ¿Necesitamos hoy en día ser constantemente “llenos del Espíritu Santo"?

La respuesta a todas estas preguntas es que si queremos ser como la Iglesia primitiva es imposible eludir este hecho sumamente importante y decisivo: los primeros cristianos conformaban una Iglesia llena del Espíritu Santo.
No estoy hablando solo de milagros, sanidades o poder para echar demonios. Hablo que no podemos predicar verdaderamente el evangelio sin el poder real del Espíritu Santo de Dios.
Querer servir a Dios en nuestras propias fuerzas es una obra imposible, así estamos destinados a la derrota, al fracaso y al desanimo.
Jesús dijo “Recibiréis poder ... y me seréis testigos”. Es imposible ser “testigo” sin antes recibir “poder”.
Debemos cada día buscar de Dios y “fortalecernos en el Señor y en el poder de su fuerza” como dice Efesios 6:10.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)