No serás medido por tu imaginación sino por tu fidelidad PRIMEROS PENSAMIENTOS DEL DÍA



“Aconteció un día, que él estaba enseñando” (Lucas 5:17).

Volvió Jesús a Capernaúm, lugar que ahora Mateo ya llama “su ciudad” (Mateo 9:1). Este, en ese momento, era su lugar de residencia.
Por lo que, estando en “su casa” (Marcos 2:1) enseñaba (Lucas 5:17).

Ese día se agolpó tanta gente que “no cabían ni aún a la puerta” (Marcos 2:2), ya que aún “fariseos y doctores de la ley habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén” (Lucas 5:17).

¿Qué enseñaba Jesús en aquellos días?
Marcos va a sintetizarlo, como es su costumbre, de manera precisa: “les predicaba la palabra” (Marcos 2:3).
Y no va a ser la única vez que lo explica así.
En Marcos 4 Jesús cuenta 3 parábolas acerca del reino de Dios, y luego el autor sintetiza: “con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra” (Marcos 4:33).

¿Qué debemos enseñar nosotros hoy?
¡No hay nada que inventar!
En el caso del Señor, cuando EL hablaba, producía “la palabra”.
EL es “el verbo” mismo (Juan 1:1).
En nuestro caso NO.

¿Qué hacemos entonces?
Debemos hacer lo mismo que los primeros seguidores de Cristo.
Marcos 16:20 relata que "ellos, saliendo, predicaban por todas partes”.
¿Qué predicaban?
Lo único que el Señor va a respaldar genuinamente.
Este último versículo continúa:
“ayudándoles el Señor y confirmando la palabra”.

Nuestro llamado no es a producir “la palabra”. Sino a ser “retenedores de la palabra fiel tal como ha sido enseñada” (Tito 1:9), y como “hombres fieles", enseñarla “también a otros” (2 Timoteo 2:2).


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)