El amor guía a otros a la verdad CULTIVANDO UN CARÁCTER PIADOSO



“El amor se goza de la verdad” (1 Corintios 13:6)

Hace muchos años conocí el caso de una mujer casada que abandonó a su esposo para irse a vivir con otro hombre (el cual también estaba casado).
Los dos eran miembros de una congregación.
Un día alguien confrontó a esta mujer sobre su pecado. A lo cual ella respondió: “Esto no puede ser pecado: nos amamos. Y Dios es amor”.

Es una verdad irrefutablemente bíblica que "Dios es amor” (1 Juan 4:8), y también el hecho de que “el amor es de Dios” (1 Juan 4:7).

¿Y donde está el error, entonces?
En minimizar como Dios aborrece el pecado y las consecuencias terribles que trae aparejado éste.
Y en entender mal el concepto de “amor”. En llamarle “amor” a algo que NO es amor.

En este sentido, quizás la peor mala comprensión al respecto es presentar una pelea donde no la hay: el amor versus la verdad.
Como si estas fueran dos formas religiosas opuestas, y debemos elegir o una o la otra.
Uno dice: “las Escrituras prohiben eso”. Y el otro contesta: “Basta de legalismo. Te veo falto de amor”.
Así es como cualquier exhortación a la santidad se la considera fariseísmo y la advertencia ante una doctrina errada como falta de misericordia.

Pero aquí encontramos que en el centro de lo que algunos llaman el “himno del amor”, 1 Corintios 13, presenta a estos supuestos enemigos, trabajando inseparable y coordinadamente juntos:
“el amor se goza de la verdad"
Si el amor procura el bien del otro, ¿qué mayor amor podemos tener con otra persona que guiarla hacia la verdad?
¿Dejaremos a alguien que destruya su vida en el error y a esto lo llamaremos “amor”?.

Como muy bien escribió William Wilberforce (1759-1833):
"Creo suficiente señalar que todos tenemos la obligación de hacer cuanto esté a nuestro alcance para promover el bienestar de nuestro prójimo.
Si usted ama a alguien que está arruinando su vida por creencias equivocadas y no hace nada porque teme lo que otros puedan pensar, podría parecer que en lugar de ser amoroso, usted está en realidad siendo cruel".

Esto mismo motivaba a Santiago a escribir: “Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma” (Santiago 5:20).
No se trata sólo de alentar a esa persona, sino mas bien, primero, exhortarlo al arrepentimiento.
Debido a esto el apóstol Juan escribió: "No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad" (3 Juan 4).

De esta manera, procurando su bien, el amor guía a otros hacia la verdad.
¿A qué verdad? ¿A la tuya? ¿A la mía?
¡NO! A aquella verdad a la que se refería Jesús cuando hablaba con Su Padre: "Tu Palabra es verdad" (Juan 17:17).


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)