LOS PRIMEROS AÑOS DE LA IGLESIA Roma ante la Iglesia



Persecución
Hasta el año 64 dc los primeros cristianos tanto gentiles como judíos sufrieron persecución pero nada comparado con lo que sucedería a partir de ese año.
En la historia de la Iglesia se habla de las 10 persecuciones de la Iglesia primitiva, pero se cuenta como la primera la que comienza en el año 64 dc. Por lo que fueron tan terribles esas 10 persecuciones que aún la ocurrida luego de la muerte de Esteban donde fueron martirizados unos 2000 cristianos, los sufrimientos de Pablo y la persecución, maltratos y martirios que Herodes  perpetró contra la Iglesia reflejado en Hechos 12 no fueron comparables con lo que sucedería luego.

La gran lucha de la Iglesia en sus primeros 34 años no fue la gente pagana. Aunque sí los persiguió y hasta asesinó en muchos casos.  Pero el gran peligro que podemos ver en esos primeros años vino de gente que estaba dentro de las Iglesias. No fuera.
Pablo habló de esto claramente: 2 Corintios 11:13-15; 2 Corintios 11:26 (“falsos hermanos”); Gálatas 2:4 (“falsos hermanos”); Filipenses 3:2
Pedro también habló de ellos: 2 Pedro 2:1,2,18,19
Y Judas también: Judas 3,4
Juan también: 1 Juan 2:18,19
Jesús dijo: Mateo 7:15-20
De hecho hoy en día muchos hablan de que no se debe hacer nombres a la hora de advertir que gente infiltra herejías dentro de la Iglesia, mientras que Pablo lo hacía: 2 Timoteo 2:17; 2 Timoteo 4:14; 1 Timoteo 1:19,20.

Como ya vimos, en la historia de la Iglesia primitiva se considera que hubo 10 persecuciones feroces. Entre las cuales no se cuenta la que se originó luego del martirio de Esteban, ni las que sufriera Pablo ni ninguna otra.
Recién se considera como 1ª persecución la que el emperador Nerón comenzó en el año 64 dc. Y esta fue desencadenada por dos factores:
1- El creciente rechazo que el pueblo romano y sus gobernantes le tenían cada vez más a los cristianos
2- Y la influencia de los judíos no cristianos sobre los romanos.

Roma ante la Iglesia
Las autoridades civiles, y el pueblo mismo, indiferentes en un primer momento, se mostraron muy pronto hostiles hacia la nueva religión, porque los cristianos no querían admitir el culto del emperador y la adoración de las divinidades paganas de Roma.

Los cristianos fueron por ello acusados de deslealtad hacia la patria, de ateísmo, de odio al género humano, de crímenes ocultos, como el incesto, el infanticidio y el canibalismo ritual; de ser los causantes de las calamidades naturales como la peste, las inundaciones, terremotos, los problemas económicos del pueblo, etc.

La religión cristiana fue declarada:
strana et illícita,extraña e ilícita (decreto senatorial del año 35), exitialis, perniciosa (Tácito), prava et immódica, malvada y desenfrenada (Plinio), nova et maléfica,nueva y maléfica (Suetonio), tenebrosa et lucífuga, tenebrosa y enemiga de la luz (del Octavius de Minucio), detestábilis, detestable (Tácito); por eso fue excluida de la legalidad y perseguida, porque fue considerada el enemigo más peligroso del poder de Roma, que se basaba en la antigua religión nacional y en el culto del emperador, instrumento y símbolo de la fuerza y de la unidad del imperio.

Los judíos instigaron la persecución
 Todo esto los judíos no cristianos lo usaron para instigar a los romanos a perseguir a la Iglesia. El historiador Joseph Lortz lo describe de esta manera: “Los judíos, por lo menos según el testimonio de los escritores cristianos de los primeros cuatro siglos, fueron a menudo los instigadores de las persecuciones locales contra los cristianos. Esto fue posible porque eventualmente gozaron de gran estima en la corte imperial (por ejemplo, con Nerón, y durante algún tiempo con Domiciano)” (“Historia de la Iglesia 1” - Joseph Lortz. Pag. 75).

Ilegales
En el año 64 dc se entabló un proceso judicial acusando a los cristianos de “odio al genero humano”. Allí se dictaminó “non licet vos esse (no tienen derecho a existir)”, el cristianismo se transformó así en una religión ilícita, legalmente prohibida.

Lo que sucedía es que corrían muchas versiones distorsionadas de lo que hacían los cristianos en sus reuniones y sus creencias. Sumado a esto que los romanos tenían su propia religión oficial que incluía la adoración de muchos ídolos y del mismo emperador como un ente divino. Y los cristianos no solo rechazaban esto sino que predicaban que todos esos ídolos eran vanidad y dioses muertos y falsos. Por lo que se empezó a acusar a los cristianos de ateos. Y el ateísmo, a su vez, significaba un atentado contra el Estado;
por eso los cristianos fueron inculpados de ser enemigos del Estado.
Por ejemplo tenemos el caso de Policarpo, el discípulo de Juan, que se negó a decir que el Cesar era el Señor diciendo que Jesús es el Señor, a lo que la muchedumbre en el Coliseo romano respondió con la acusación: “Es el aniquilador de nuestros dioses”.
Para completar este odio generalizado en el pueblo romano hacia los cristianos, Nerón en el año 64 dc mandó incendiar una parte de Roma en la que murieron miles y le echó la culpa a los cristianos.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)