¡Cuidado, Él es Santo! (1 PARTE) - SERIE "LA SANTIDAD DE DIOS"



John MacArthur escribió: “Las Escrituras son la revelación personal de Dios” (“Biblia de Estudio MacArthur”. Pag. X).

Dios se revela a sí mismo al hombre en la Biblia.
Y parte de esta revelación es Su santidad.
En toda la Palabra, de principio a fin, Dios nos muestra que él es Santo y por consecuencia, su aborrecimiento del pecado.
Pero desde el principio el hombre creyó a Satanás que le dice: “Puedes pecar sin pagar las consecuencias. Dios exagera cuando habla de que el pecado te matará”:
Génesis 3:1-6 "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 
Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella".

Este es el primer desafío del hombre a Dios para probar si él haría algo ante el pecado. “A ver si es verdad lo que tú dices que el pecado trae consecuencias terribles. A ver si es verdad que tú aborreces tanto el pecado que si pecamos nos juzgarás”.
Y vemos que el diablo es el promotor número 1 de este desafío: “Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?... No moriréis”.

Este es el primer examen que el hombre le hace a Dios.
“¿Será Dios como él dice que es? La serpiente dice que no”.

Veamos como continúa este desafío: Génesis 3:7-24 "Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 
Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 
Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 
Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 
Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. 
Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. 
Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 
Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 
A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 
Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 
Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 
Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 
Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. 
Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 
Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida".

Satanás les dijo: “No moriréis”. Pero no solo entró la muerte en ellos, sino que la trasladaron a toda la humanidad. Y por su pecado la raza humana se corrompió totalmente.
Dios lo había creado recto:
Eclesiastés 7:29 "He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones".
Teológicamente se llama al estado del hombre después de la caída, “depravación total” (Génesis 6:5).
Esto es consecuencia directa del pecado de Adán y Eva (Romanos 5:12).

Gracias a este desafío la Biblia tiene 1189 capítulos y solo 4 de ellos no hablan de una raza caída por el pecado: los primeros dos y los últimos dos. Antes de la caída y después de la creación del cielo nuevo y la tierra nueva.
En el artículo de mañana veremos más acerca de esto...


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)