¿Qué es el mundo? 1ª parte - EL PECADO DE AMAR AL MUNDO



Para comenzar vamos a ver a qué se refiere la Biblia cuando usa el término “mundo” (“kosmos”).
Juan 3:16 "Porque de tal manera amó Dios al mundo”, aquí se refiere a la humanidad.
En Santiago 4:4 “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”, vemos otra cosa.
Con “el mundo” se refiere , como lo explicó Grant Richison, a un “sistema de valores”.
Es por completo una forma de vivir.
“Nuevo Diccionario de Teología”: “el ambiente cultural y social que la humanidad pecaminosa ha producido”. Y este “sistema de valores” es absolutamente contrario a Dios:
Juan 15:18,19 “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece".

Ese “sistema de valores” tiene una forma definida y es conforme a Satanás:
Efesios 2:1-3 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás".

Conforme a Satanás y a nuestra carne:
1 Juan 2:15,16 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”.
Juan define el “mundo”: “Todo lo que hay en el mundo”:
“Los deseos de la carne”:  se trata de lo que la carne, nuestra naturaleza humana, desea.
Gálatas 5:19-21 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,
envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios".
 Romanos 8:5-8 “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”.

“Los deseos de los ojos”: la codicia de cosas de este mundo que entra por nuestros ojos
“La vanagloria de la vida”: Peshitta: “lo vano del mundo”

Se trata del sentirme importante por lo que soy o lo que tengo.
Para esto lucho por ser “alguien” o por tener, para sentirme bien conmigo mismo. El mundo tiene su lista de valores. Por ejemplo:
a) El presidente de la nación, un músico muy famoso, un actor, enormemente ricos, etc..... Ellos son la clase más alta de la sociedad. Por eso la gente corre y hace lo que sea por tocarlos o sacarse una foto con ellos. Admirados, imitados y envidiados.
b) Las personas con grandes títulos, profesiones altamente respetadas
c) Personas que tiene algo que no todos tienen. Que pueden mostrar algo que tienen o que han logrado que los hace sentir más importantes que otros
d) Los pobres, la gente común. Los invisibles. La parte más baja de la sociedad. Lo que nadie quiere ser

Esto la Biblia lo llama “la vanagloria de la vida” o la gloria vana, vacía, el espejismo de la vida en este mundo. Y John Bunyan lo llamó “la feria de las vanidades”. Y explicó: “todo lo que allí se vende es pura vanidad” (“El progreso del Peregrino”. Pag. 124).
Este “sistema de valores” llamado mundo es el reino de la vanidad: H.C. Moule explica esta palabra como “una ilusión, un espejismo, el vacío, el engaño, algo sin realidad. Confundir la verdad con la mentira, pecado con felicidad” (“Comentario de Efesios”. Cap. 11).

Por lo que este “sistema de valores” llamado mundo, esta “feria de vanidades”, se trata de una forma de ver la vida, de pensar y de actuar contraria a la de Dios. Es una forma de vida centrada en uno mismo, para uno mismo:
Lucas 12:15-21 “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho.
Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”.
12:15 “avaricia” (“pleonexia”): “deseo de tener más” (Vine)
“no consiste”: Jesús ataca el engaño de la “vanagloria de la vida”.

Es una sabiduría contraria a Dios:
1 Corintios 3:18,19 “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.
Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos”.

Satanás es “el príncipe de este mundo” (Juan 12:31; 1 Juan 5:19). Por esto le hace un ofrecimiento a Jesús:
Mateo 4:8-10 “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás”.

El mundo puede hasta hacerse su religión que calma su conciencia, pero no te atrevas a hablarle al mundo de su pecado contra Dios:
Juan 15:18,19 “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece”.
El mundo aborrece a Dios y Su Palabra porque aborrece la luz:
Juan 3:19-21 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”.
Juan 7:2-7 “Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos; y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.
Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aun sus hermanos creían en él. Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto.
No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas".

Continúa en la segunda parte...


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)