ABUNDANTE MISERICORDIA - Primeros pensamientos del día


ABUNDANTE MISERICORDIA

“Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa” (Salmo 5:7)

Thomas Manton (1620-1677):
“Podemos mencionar otras cosas como razones, pero no podemos dar el porqué de su amor. Dios mostró Su sabiduría, poder, justicia y santidad en nuestra redención por medio de Cristo.

Si preguntamos por qué dio tanta importancia a una criatura que no tiene ningún valor, creada al principio del polvo de la tierra, para luego caer en la deshonra y no poder serle de ninguna utilidad, tenemos aquí la respuesta: porque nos amó.
Si continuamos y preguntamos: 'Pero, ¿por qué nos amó?’. No tenemos otra respuesta más que: 'Porque nos amó’. Porque no podemos ir más allá del origen de las cosas.
Y Moisés expresa la misma razón: 'No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó' (Deuteronomio 7:7-8). Es decir, en pocas palabras: 'Te amó porque te amó'. Nuestro Señor Jesucristo dio la misma razón: 'Sí, Padre, porque así te agradó' (Mateo 11:26).
Todo procedió de su misericordia gratuita y no merecida; y más allá de esto es inútil que vayamos en busca del porqué de lo que hizo para nuestra salvación.

Somos totalmente indignos de que el Hijo de Dios se encarnara y muriera por nosotros. El Apóstol bien lo recalca:
'Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; 
con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. 
Mas Dios muestra su amor para con nosotros
en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros' 
(Romanos 5:7-8).

Sería raro que alguien muriera por otro, por más bueno y justo que supuestamente fuera. En cambio, la expresión de misericordia fue infinitamente superior a la que cualquier hombre ha demostrado, por más amistoso que hubiera sido.
No había nada en el objeto que lo impulsara a hacerlo, porque no somos ni buenos ni justos, sino impíos.
Sin tener en cuenta que no hay ningún mérito en nosotros, porque todos estamos en un estado de condenación, envió a su Hijo a morir por nosotros y librarnos de la muerte eterna, y hacernos partícipes de la vida eterna. Dios de tal manera nos amó cuando habíamos pecado y nos habíamos arrojado conscientemente a un estado de condenación"
("The Complete Works of” Vol. 2 - Sermon XVI).



.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)