ÉXITO: ¿CÓMO LOGRARLO? (1) - Primeros pensamientos del día



“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
ni estuvo en camino de pecadores,
ni en silla de escarnecedores se ha sentado”
(Salmo 1:1)

En el devocional anterior hablamos del éxito santo y con resultados eternos reflejado en el Salmo 1 (principalmente en el verso 3).
Pero este salmo no sólo nos habla de éste éxito, sino de una gran clave para experimentarlo.

Primera gran clave:
Evitar ser influenciados por este mundo.
Pero ¡cuidado!, dejemos claros dos puntos:

  1- El mundo que no nos debe influenciar no es el planeta tierra en sí. Cuando la Biblia habla del “mundo” se refiere al “ambiente cultural y social que la humanidad pecaminosa ha producido” (“Nuevo Diccionario de Teología”. Pag. 656).

  2- Como escribió Warren Wiersbe, “separación no es aislamiento sino contacto sin contaminación” (“Prayer, Praise and Promises”. Pag. 9).

El apóstol Pablo explicó que si buscáramos no tener contacto por completo con el pecado de las personas de este mundo tendríamos que salir del planeta tierra (1 Corintios 5:10).
Entendiendo esto, podemos decir que fuimos puestos por Dios EN MEDIO de una generación maligna y perversa” (Filipenses 2:15), pero NO para vivir como ellos o ser influenciados por ellos. Sino para “resplandecer como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15).

¿A quién escuchas cuando atraviesas dificultades o tienes decisiones que tomar?
¿Te permites como ejemplo a personas de este mundo?
¿Participas de conversaciones de este mundo como si fueras uno más?

Las Escrituras no nos invitan a una vida monástica en algún monte escondido. ¡NO!
Pero sí a desechar por completo tres cosas (según el verso que leímos al principio):
el “consejo"
“camino"
y “silla”
de aquellos que “perecerán” (Salmo 1:6).

Amado hermano, cuidado:
a quien escuchas
a quien imitas
y con quien pasas tiempo siendo uno con ellos

¡Esto es decisivo en tu vida! ¡Completamente decisivo!






0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)