El peligro de "ellos" y "nosotros"



"He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos" (Lucas 2:34).

Estas son las palabras de Simeón al ver a Jesús en el templo.
¿Quienes son esos muchos?
Aquí se refiere puntualmente al rechazo hacia Jesús de muchos en Israel.
Pero en el NT encontramos que Jesús sigue siendo "piedra de tropiezo, y roca que hace caer" (1 Pedro 2:8).

Pero aquí nos podemos confundir.
Un extremo es volvernos tan permisivos y diluirnos tanto que nuestro cristianismo tenga muy poca similitud con Cristo mismo.
Pero otro extremo es:
  1- rechazar a todo aquel que no cree con exactitud punto por punto todo lo que creo yo
  2- que nuestra Iglesia o denominación forme dos grupos delimitados claramente: "ellos" y "nosotros".

"Ellos" son aquellos que no formen parte de nuestro ministerio o no le traigan algún tipo de conveniencia.
"Nosotros" está claro: todos los que nos apoyan, defienden, benefician y dicen todo que sí.

Yo formé parte sin darme cuenta de aquella gran delimitación de "nosotros" - "ellos". Sin duda fue un error.
Al grupo "nosotros" se le debía dejar pasar todo. Nada era tan grave. Cualquier cosa debía ser vista con "paciencia".
Al grupo "ellos" se los debía exhortar, denunciar, atacar; y ningún golpe era excesivo. Siempre la respuesta era: "no, no es demasiado. Es necesario contender por la fe".
"Nosotros" somos la "verdadera Iglesia, la sana doctrina, la genuina adoración"; "ellos", un campo minado de enemigos a los que se puede desatar todo el gustoso sabor de la venganza y la controversia.

En situaciones así flamea la bandera de "hay que distinguir entre hermanos y lobos. Con un hermano hay que ser paciente y misericordioso, a un lobo hay que echarlo fuera sin temor".
Y esto contiene grandes verdades.
El problema radica en nuestros parámetros para hacer la distinción.
El problema se presenta cuando dentro del grupo de "hermanos con los que hay que ser pacientes y misericordiosos" sólo está el grupo "nosotros".
Y si por alguna razón en un nuevo movimiento has quedado fuera del grupo "nosotros", ya quedas en el grupo "ellos".
El problema está cuando el grupo "nosotros" se conforma solamente con aquellos que dicen todo que sí y sirven a nuestros intereses.

Cuantas veces he visto pasar personas al grupo "nosotros" simplemente por amiguismo, y contrariamente ser empujado al grupo "ellos" por representar la más mínima amenaza a la conveniencia de un reino personal.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)