LA COMUNIÓN INTIMA CON DIOS Y NUESTRA LENGUA (2). Primeros pensamientos del día.


"El que no calumnia con su lengua"
(Salmo 15:3)

Ayer estudiamos que la palabra traducida aquí como "calumnia" habla de: “espiar, ser chismoso, calumnia” (Diccionario Brown-Driver-Briggs).

Para caminar en comunión íntima con Dios debemos tener muy presentes palabra como las que se afirman en Proverbios 13:2,3:
"Del fruto de su boca el hombre comerá el bien; mas el alma de los prevaricadores hallará el mal. El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad".

Para esto NO podemos hablar sin pensar antes. ¡ESTO ES VITAL!: Proverbios 15:28 nos enseña: "El corazón del justo piensa para responder".
Por esto nos manda Santiago 1:19: “todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar”.
Cuantas veces en el matrimonio, por ejemplo, ni oímos al otro y ya nos lanzamos enojados a responder como si fuera un juicio, en vez de buscar entender qué es lo que nuestra esposa/o nos quiere decir.
Cuanta razón encontramos en Proverbios 18:13:
“Precipitarse a responder antes de escuchar los hechos es a la vez necio y vergonzoso” (NTV).

Y llega un momento que en vez de conversaciones para llegar a una conclusión de Dios, se transforman en conversaciones de locos, donde quién sube más la intensidad de la discusión cree que gana. Y allí se pone en práctica el dicho: "lo mejor de ganar es que el otro pierde".

El consejo bíblico es: sé sabio y baja la intensidad de la discusión hasta volver a llevar la situación a lo que es: un medio para madurar y mejorar como matrimonio y como hijos de Dios.
Por lo que lo mejor es calmarse y hablar palabras de paz (Proverbios 15:1).
"El que refrena sus labios es prudente" (Proverbios 10:19).
El refrenar la lengua es tan importante que la Palabra de Dios lo considera la gran diferencia entre un caminar con Cristo verdadero y un engaño del corazón (Santiago 1:26).

Oremos como David: “Pon guarda a mi boca, oh Jehová;
guarda la puerta de mis labios” (Salmo 141:3).
Y como en el Salmo 19:14: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti”.

Acércate a Dios para limpiar tu corazón y camina con EL mientras trabajas, estudias, desarrollas los quehaceres de la casa, hablando delante de Dios. Que tu boca también adore a Dios, y que seas para los demás “grato olor de Cristo” (2 Corintios 2:15).





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)