LA PROPAGANDA CONTRA NUESTROS HIJOS. Primero pensamientos del día.


“¿Por qué desprecia el malo a Dios?
En su corazón ha dicho:
Tú no lo inquirirás"
(Salmo 10:13)

Las películas infantiles (principalmente las de Disney y sus otros centros de formación de pensamiento) parece que han decidido repetir el mismo mensaje hasta hipnotizar a la humanidad.
Con pocas excepciones, cada de una de ellas es una repetición de las mismas ideas y argumentos (por supuesto variando personajes y pormenores), al mejor estilo Goebbels y su “Propaganda".
En muchos casos, en los primeros 3 minutos de la película ya sabes que se tratará del recordatorio número 3.987.483:
tus padres son unos anticuados y no saben nada.
tus padres junto a otros seres pre-históricos (como los CRISTIANOS por ejemplo), quieren cortar tu libertad porque ellos le tienen miedo a la libertad.
tú puedes hacer lo que quieras. Y cuando digo lo que quieras, me refiero a…. LO QUE QUIERAS… ¡Vive como quieras sin rendirle cuentas a nadie (y cuando digo “a nadie"... está incluido ya sabes quien ¿no?).
No existe el bien y el mal. Decir que alguien es pecador es similar a ser un terrorista. Sólo existen las diferencias… Y…. ¡VIVA LA DIFERENCIA!

Se trata de un ataque directo contra Dios, Su autoridad y todo lo establecido por EL. Un ataque frontal hecho artificiosamente. Ya no con imágenes subliminales que la conciencia no logra captar. Sino con 2 horas de predicación decidida en las mentes de los más pequeños e indefensos.
Haciendo alusión a la reciente película de Disney, “Zootopia”, un comentarista secular de cine, escribió gustosamente que las “historias (de esta empresa) están cargadas de comentarios sociales y psicológicos”. Para concluir finalmente: “la cuestión (de este film) es que el ADN no nos define, sino que todo se basa en el deseo propio de ser como uno quiere ser, y es un mensaje más que pertinente para los chicos de hoy” (Cinefiloz: http://cinefiloz.paraguay.com/resena-zootopia/).

Claro, el gran tema en cuestión es: ¿a qué se refieren con "el deseo propio de ser como uno quiere ser”?

El Salmo 10 fue escrito por un hombre piadoso frente a una sociedad en plena rebelión contra Dios. Una sociedad arrogante que persigue a los más pequeños con "artificios” (verso 2), “engaños, fraude y maldad” (verso 7). Trabajando “en oculto” (verso 9), “en escondrijos” para dañar las mentes del “inocente” (verso 8). Así “caen en sus fuertes garras muchos desdichados” (verso 10).
Sociedad que “desprecia a Jehová” (verso 3) y “por la altivez de su rostro, no busca a Dios; (y) no hay Dios en ninguno de sus pensamientos” (verso 4).
Sociedad que dice luchar por un mundo mejor, y con esto trabaja día a día para construir su “Zootopia" sin Dios y sin cargos de conciencia alguno, diciendo: “No seré movido jamás; nunca me alcanzará el infortunio. Dios ha olvidado… nunca lo verá” (versos 6 y 11).

Oh Dios… clamamos como el Salmista: “persigue la maldad… a fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra” (versos 17,18).
Lo más profundo de nuestro ser clama la oración que nos enseñó nuestro Señor:
“Venga tu reino” (Mateo 6:10).





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)