Para absolutamente todo



"Y el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma" (Lucas 3:21,22).

Durante su bautismo Jesús es ungido con el Espíritu Santo (Hechos 10:38; Isaías 61:1-3) para la tarea que tenía por delante.
William Hendriksen nos puede ayudar a entender esto:
"Aunque la naturaleza divina de Cristo no necesitaba ser fortalecida y en realidad no podía serlo, no ocurría lo mismo con respecto a su naturaleza humana. Esta podía y necesitaba ser fortalecida"
("New Commentary: Matthew").

De esta manera, Jesús es "lleno del Espíritu Santo" (Lucas 4:1), y luego de ser "tentado" (Lucas 4:2-12), "vuelve en el poder del Espíritu" (Lucas 4:14).
¡Todo su ministerio es realizado en el poder del Espíritu Santo!
Cada bien que hacía y cada sanidad era por el Espíritu Santo (Hechos 10:38).
Era guiado por "el Espíritu" (Lucas 4:1), y hablaba por "el Espíritu" (Juan 3:34).
Cuando expulsaba demonios lo hacía "por el Espíritu de Dios" (Mateo 12:28).
Y aún Jesús "se ofreció a sí mismo" en su muerte "mediante el Espíritu eterno" (Hebreos 9:14).
El Espíritu Santo estuvo involucrado en su encarnación (Lucas 1:35) tanto como también en su resurrección (Romanos 1:4).

Si Jesús, en su parte humana, necesitó al Espíritu Santo para llevar a cabo lo que se le había confiado (Juan 20:21), ¿cuanto lo necesitaremos nosotros para absolutamente TODO?


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)