¡Esfuérzate! Primeros pensamientos del día.


Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová” 
(Salmo 31:24) 

John Bunyan (1628-1688):
“Esfuérzate, porque tú tienes todo un mundo contra ti. El mundo te aborrece si eres un cristiano; los hombres del mundo te odian; las cosas del mundo son trampas para ti, incluso tu cama y tu mesa, tu esposa o esposo, sí, tus goces más legítimos tienen en sí la posibilidad de hundir tu alma si no te esfuerzas por evitar sus trampas.

El mundo va a buscar mantenerte fuera del cielo con burlas, criticas, amenazas, cárceles, traiciones, torturas, hogueras, y un millar de muertes. Por lo tanto, ¡esfuérzate!. 
Y tenlo claro, si superas todos estos ataques, probará con halagos, promesas, seducciones, tentaciones que se ajustan perfectamente a tu carácter, ruegos, y el uso de un millar de trucos para destruirte.

Observa a muchos de los que han prevalecido contra las amenazas del mundo, como luego fueron vencidos con los halagos y glorias hechizantes de este mundo.
Se mantiene firme la enemistad entre el diablo y la iglesia, entre su simiente y la simiente suya; entre Miguel y los ángeles contra el dragón y los demonios, éstos combaten continuamente. (Génesis 3; Apocalipsis 12). 
Pero hay grandes deseos y esfuerzos entre los hombres de este mundo para conciliar estos dos en uno, a saber, la simiente de la serpiente y la simiente de la mujer. Pero esto nunca podrá lograrse. 

El mundo está decidido a doblegarnos y gestar esta unión terrenal por completo de la simiente de la serpiente y la Iglesia. Y su esfuerzo no queda sólo en palabras. Han ideado toda clase de tormentos crueles para someternos, matando a través de la espada, la lapidación, el cortarnos en pedazos, las llamas, las bestias salvajes, destierros, el hambre, y mil miserias. 
Por otro lado, nosotros, la Iglesia, hemos trabajado en oración y lágrimas, en paciencia y longanimidad, mansedumbre y por amor, predicando la sana doctrina y buscando ser testigos fieles contra su pecado, para guiarlos al arrepentimiento y que se sometan al Único Rey verdadero. ¡Pero aún continua la enemistad!. 

¡Esfuérzate!. Es una guerra y es necesario que seamos ‘fervientes en espíritu, sirviendo al Señor’ (Romanos 12:11). ‘A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas’ (Hebreos 6:12)”
(“The Strait Gate”).




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)