5 Los "testigos de Jehová" siguen bajo la maldición de la ley



De acuerdo a lo que ya hemos visto hasta ahora, los "testigos de Jehová" siguen una salvación por obras.
Para ellos el sacrificio de Jesús en la cruz no tiene mucha diferencia a los sacrificios rituales que se celebraban en el Antiguo Pacto.

Bajo la ley si alguno pecaba debía cumplir con ciertos ritos religiosos y así quedaba limpio de lo que había hecho.
Estos ritos incluían diferentes clases de abluciones como proceso de limpieza natural (Levítico 6:28; 8:6; Números 8:7; 19:9); el uso de cenizas (Números 19:17) y el hisopado (Números 19:18) en el caso de contaminación ritual y accidental; y el sacrificio de sangre que hacía expiación por el pecado y reconciliaba con Dios a la persona (Levítico 17:11).

¿Tuvo sentido la muerte y resurrección de Jesús?
Los "testigos de Jehová" le quitan casi todo el sentido y propósito a la obra de Jesús en la cruz.
No tiene casi ninguna diferencia a los rituales que ya se hacían en la ley, ya que simplemente se trata de la muerte de alguien o de algo que me limpia de lo que hice mal. Pero aun tengo una ley encima de mi cabeza que debo cumplir para llegar al "paraíso terrenal".
Exactamente lo mismo que sufrían los judíos y que Pedro describió como un "un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar" (Hechos 15:10).

La diferencia es que los judíos debían presentar animales, comidas y demás para limpiarse del pecado; y a los "testigos de Jehová" supuestamente les sale más económico: no tienen que hacer nada más que creer que el Padre ya presentó un sacrificio por ellos llamado "Jesús".

Pero LA MUERTE DE JESÚS NO ES SOLO ESO.
Una buena pregunta para los "testigos de Jehová" es qué diferencia real encuentran entre los sacrificios del Antiguo Testamento a la muerte de Jesús en la cruz.
Como muy bien dice el "Diccionario Bíblico Holman", "La muerte expiatoria de Jesús trascendió todo lo que se podía esperar de los rituales de purificación de la ley" (Pag. 1002).
¡La obra de la cruz es LA COMPLETA VICTORIA PARA EL PECADOR!
1 Pedro 3:18

Y ahora la persona con genuino arrepentimiento y fe disfruta de algo que NO tiene comparación con absolutamente nada: JUSTIFICACIÓN COMPLETA:
Romanos 3:24

Antes éramos enemigos de Dios:
Romanos 5:10

Ahora no es que quizás tendremos, SINO QUE YA TENEMOS PAZ PARA CON DIOS:
Romanos 5:1

No hay obras de justicia que podamos hacer para completar o ganar la salvación: JESÚS YA HIZO LA OBRA COMPLETA.

Efesios 2:8,9

A nuestro ego le encantaría gloriarse en nuestra salvación como que la hemos ganado o completado. Pero Dios dice en Su Palabra: "NO POR OBRAS, PARA QUE NADIE SE GLORÍE".
Romanos 3:27,28

Dios no busca establecer nuestra justicia sino la suya:
Romanos 3:26

El problema con muchos judíos, al igual que con los "testigos de Jehová", es que ellos querían mostrar su propia justicia, y no la de Dios:
Romanos 10:2,3

Así de la misma manera los "testigos de Jehová" no cabe duda que muestran celo. Pero lamentablemente queriendo mostrar su justicia y no la justicia de Dios. Así siguen bajo el peso de intentar cumplir la ley para salvación, sin poder ver que la ley nos condena y nos lleva a los pies de Cristo:
Hablando de "paraíso" y "salvación" pero estando condenados como aquellos judíos de los que hablaba Pablo en Romanos:
Gálatas 3:10

El hombre que en su salvación depende de su obediencia a los mandamientos debe cumplirlos todos sin excepción:
Santiago 2:10

El "testigo de Jehová" contestará a esto: "Pero la Biblia dice que 'la fe sin obras está muerta' (Santiago 2:26)". Y es verdad.
Pero lo que él desconoce es que estas NO son obras para salvación.
La persona que está genuinamente en Cristo YA HA SIDO, NO SOLO PERDONADA, SINO TAMBIÉN JUSTIFICADA DELANTE DE DIOS.
Esto quiere decir que no solo en la muerte del "Cordero de Dios" nuestro pecado fue perdonado, sino que en Su resurrección también la justicia de Jesús es ahora nuestra justicia:
Romanos 4:25

Por eso Pablo podía decir que hemos muerto junto a Jesús:
Colosenses 3:3

Y resucitamos junto a Jesús:
Colosenses 3:1

Jesús tomó nuestro lugar y su pago en la cruz pasó a ser la libertad de nuestra deuda ante Dios, y su vida de justicia perfecta y su resurrección pasó a ser también como si lo hubiéramos hecho nosotros.
Por eso Pablo dice claramente:
Gálatas 2:20

Estábamos "muertos en delitos y pecados", pero en su muerte morimos a la vieja vida y en su resurrección resucitamos a una nueva vida:
Efesios 2:1
Efesios 2:5,6

No para mostrar alguna justicia nuestra, sino para mostrar "las abundantes riquezas de SU gracia":
Efesios 2:7

Por esto podemos decir que somos "nuevas criaturas":
2 Corintios 5:17

Y esto es lo que refleja el símbolo del bautismo:
Romanos 6:3,4

Así es como disfrutamos de un milagro de Dios: el nuevo nacimiento (que los "testigos de Jehová" niegan como vimos en la 4ª parte de estos artículos), somos "hechura" de Dios para "buenas obras":
Efesios 2:10

Siendo esto el cumplimiento de la profecía de Ezequiel:
Ezequiel 36:25-27

No se trata de nuestra justicia ni nuestras obras. Es la gracia y el poder de Dios que nos salva. Perdonándonos, justificándonos y dándonos el poder para una "nueva vida".
El hace en nosotros lo que es agradable delante de él:
Hebreos 13:21

Así podemos, gracias a SUS fuerzas en nosotros, cuidar esta "salvación con temor y temblor" (Filipenses 2:12), porque EL"es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad" (Filipenses 2:13).

Por eso "LA GLORIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS" ES DE EL...
Por eso podemos decir confiadamente que EL ES "EL AUTOR DE NUESTRA SALVACIÓN" (Hebreos 2:10).


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)