6 Dios es como una madre salvando sólo a un hijo



Para entender mejor este artículo de la serie "Respuestas simples a cuestionamientos raros sobre la predestinación", lee las anteriores partes:

1- "Tú eres... feo... e... Hiper-calvinista"
2- "Dios es injusto, porque pudiendo salvar a todos, salva sólo a algunos"
3- "Dios no es amor, porque pudiendo salvar a todos, salva sólo a algunos"
4- "Si Adán pudo elegir, entonces yo elegí creer"
5- "Se creen una elite superior... LOS ELEGIDOS"

En una de esas predicaciones en las que se intenta negar a como de lugar la doctrina bíblica de la predestinación, alguien probaba suerte relatando una historia.
El decía:
“Imagina que una madre va a un negocio y de pronto deja a sus hijos por un momento allí.

Cuando vuelve al negocio se encuentra que el negocio se prendió fuego.
Esa persona entra dentro del lugar y regresa contenta con uno de sus hijos en brazos.
Tú le preguntas: ‘¿Y tu otro hijo?’. Y ella responde: ‘No, sólo quise salvar a uno de mis hijos’”.
Así, con este relato, este pastor, agregó: “Así de cruel sería un Dios que pudiendo salvar a todos sus hijos sólo salva a algunos. ¿Qué pensarías de un dios así?”

¿Cómo catalogar este tipo de ejemplos?
¿Acaso el afán por negar algo puede cegarnos tanto?

PRIMERO
El ejemplo es realmente malo. Esta madre sale del negocio y al volver se encuentra con el lugar en llamas.
¿Será que el pecado de Adán y Eva a Dios lo tomó totalmente por sorpresa? ¿Habrá sido un descuido de Dios? ¿Falta de buena planeación dirías?
¿Es este el Dios que presentan las Escrituras?
¿No es pecaminoso comparar así al Dios Omnipotente, Omnisciente y Soberano?

SEGUNDO
El ejemplo de esta madre incluye 2 hijos. Y ella salva, de esos 2 hijos, sólo 1.
Esto concordaría si se tratara de que la doctrina bíblica de la predestinación enseña que Dios sólo salva a algunos de SUS HIJOS.
¡PERO ESTO NO ES ASÍ!

¡DIOS SALVA A TODOS SUS HIJOS! ¡TODOS!
Lo que sucede aquí es una confusión entre criaturas de Dios e hijos de Dios.
Todos los seres humanos creados por Dios NO son hijos de Dios.
Juan 1:12 nos dice quienes sí son hijos de Dios: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.
Por esto podemos decir que el ejemplo de la madre salvando sólo a un hijo es una falacia absoluta al querer refutar la elección.
¡DIOS SALVA A TODOS SUS HIJOS!
Hijos “no engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:13).
Dios sólo salva a sus hijos. Y los salva sin faltar ninguno. Estos son los que el Padre le dio a Jesús (Juan 6:39; Hebreos 2:13).

Estos no fueron escogidos por ser mejores que otros. Romanos 9:11 afirma: “Para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama”.
Esto quiere decir que Dios no escogió porque sabía que tendrían un corazón más dócil a EL. Sino simplemente porque así le plació.

Esto fue, ni más ni menos, lo que sucedió con el pueblo de Israel en el Antiguo Pacto: “No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos, sino por cuanto Jehová os amó” (Deuteronomio 7:7,8).

Así en el Nuevo Pacto, sucede exactamente igual: "lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es” (1 Corintios 1:27,28).

¡Estos son los hijos de Dios!
El resto, 1 Juan 3 10 dice claramente que son “hijos del diablo”.
El desarrollo de esta idea de que todos los seres humanos son “hijos de Dios” nos llevaría irremediablemente a tener que decir como el Papa católico, que todos, incluidos los ateos, un día serán salvos.
¡Cuidado con lo que afirmamos queriendo negar lo que no entendemos!


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)