PARA GENTE MISERABLE COMO YO Últimos pensamientos del día



“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres” (Lucas 4:18).

Jesús trajo buenas noticias a los pobres.
¿A qué “pobres” se refiere esta profecía de Isaías?
A los mismos “pobres” que el Señor llamó “bienaventurados” en el principio del sermón del monte.
Allí EL dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3).

¿Quienes son estos "pobres en espíritu”?
William Hendriksen escribió: “Son los que se han convencido de su pobreza espiritual. Han llegado a ser conscientes de su miseria y necesidad. El viejo orgullo ha sido quebrantado. Han comenzado a clamar: 'Oh Dios, sé propicio a mí, pecador' (Lc. 18:13). Tienen un espíritu contrito... Comprenden su completa miseria (Romanos 7:24), y nada esperan de sí mismos, todo de Dios” (William Hendriksen - “Exposition of the Gospel According to Matthew”).

¡Vaya que aliento, que descanso, que gran torre de refugio para correr!
¿No puedes? ¿Te ves incapaz? ¿Te das cuenta que eres insuficiente?

Hace unos años cuando terminé de predicar en una Iglesia se me acercó un hombre y mientras hablábamos me dijo que muchas veces pensaba que él no estaba a la altura del evangelio. Me dijo: “pienso que yo no sirvo para esto”.
Lo miré a los ojos y le expliqué: “Justamente el evangelio es para gente como tú. Si te ves insuficiente, incapaz, imposibilitado de vivir como Dios es digno, el evangelio es para ti. Y el evangelio es básicamente esta gran noticia: Dios puede contigo y conmigo”.
Nunca me olvido como me miró ese hombre de más de 60 años y como lloró aquella mañana.

¡Que gran esperanza para mí cada día! ¡El evangelio es buenas noticias para gente miserable por sí misma y llena de necesidad de ayuda como yo!


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)