El amor de Dios expulsará toda malicia. Primeros pensamientos del día.




“No tendrá temor de malas noticias;
su corazón está firme, confiado en Jehová.
Asegurado está su corazón; no temerá” (Salmo 112:7,8)

Transitamos por un mundo de oscuridad y turbulencia. La posibilidad de “malas noticias”constantemente están a un segundo de distancia.
Pero el creyente tiene a su alcance un privilegio invalorable: un "corazón firme, confiado, asegurado”, PAZ.
¿Cómo?

George Bethune (1805-1862):
“El estrecho círculo de la experiencia humana, la fatiga de la mente por no saber que sucederá en el futuro, y la consiguiente duda que sentimos con respecto a los caminos que debemos tomar, se oponen rotundamente a la paz de nuestro corazón.

El trabajo agotador de la mente tortura a través de la duda y el temor.
Pero, cuando el hombre regenerado, recibe con la simplicidad de un niño la Verdad Divina, y conoce que quien dispone TODOS los eventos es su Padre y su Dios; cuando él cree que la voluntad de Dios en cada situación es amor hacia él, y que al caminar en el camino de sus mandamientos tiene certeza, a través de la gracia, de alcanzar vida eterna; todas las dudas son expulsadas, y el Sol de Justicia disipa las nubes y las sombras, colocando paz sanadora y certeza sobre su alma.
El puede caminar en un mundo de oscuridad sin ver un pequeño rayo de luz, y aún así reposar confiadamente, permaneciendo en su Dios.
Pero esto es imposible si nuestros afectos están puestos sobre las cosas terrenales y temporales.
Es allí donde abruman los celos, odios, preocupaciones, conflictos, ansiedades y el descontento.
Todo esto es sanado cuando el Bendito Espíritu fija nuestros afectos en el Dios Todopoderoso que se acercó a nosotros.
¡Sobre EL podemos hacer reposar nuestro corazón!
Allí el creyente perderá el miedo a los cambios, fracasos y a la muerte.

Teniendo deleite en Dios supremamente, sus deseos de las cosas terrenales perderán poder en él. Estando satisfecho con la porción del peregrino derrotará a la murmuración, la queja y el mirar ansiosamente por lo que tienen o son otros.

El amor de Dios expulsará toda malicia, odio, envidia y conflicto del alma”
(“The Fruit of the Spirit”).

El creyente dice junto a David: "Mis ojos están siempre hacia Jehová" (Salmo 25:15)



 Luis Rodas

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)