Lo que más valoramos define por que cosas más nos vamos a esforzar. Primeros pensamientos del día.


“Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón” (Salmo 69:32)

Lo que más valoramos define por que cosas más nos vamos a esforzar.
La pregunta a hacernos es: ¿cuales son las cosas de gran valor para nuestro corazón?.
La forma fácil de saberlo es mirar a que le entregamos más esfuerzo, tiempo y dedicación.

Para ser más certeros en el análisis podemos tener en cuenta también que aún podemos esforzarnos mucho por lo espiritual sólo para ganar la aprobación de otros.
En este caso una buena pregunta es: ¿continúa el interés por Dios cuando nadie nos ve o aún no podemos recibir aprobación de otras personas por esa acción?.
 ¿Continúa este esfuerzo hacia Dios cuando el mismo conlleva el costo del rechazo o pérdida?.

Aprendamos junto a Isaac Watts (1674-1748):
“Cuando el entendimiento posee un pobre y escaso ejercicio en las cosas de Dios, los afectos piadosos, y luego las prácticas piadosas, están casi ausentes.
 Busca, por tanto, no sólo abundante conocimiento de las cosas de Dios, sino esfuérzate, tanto como sea posible, para tener claridad y profundidad en ellas. Así los afectos piadosos tendrán un fundamento sólido para elevarse en tu corazón.
¿Por qué nuestras pasiones repentinamente se vuelcan fervorosas por las cosas del mundo?.
Porque nuestras mentes han estado teniendo una alta valoración de ellas, y así traducimos las cosas temporales como felicidad delante nuestro.
Mateo 6:21: ‘Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón’. El corazón con todas sus pasiones.
 ¿Por qué nuestros deseos, esperanzas, temores, tristezas, gozos, búsquedas, son tan intensos y ansiosos sobre las cosas de esta vida?.
Porque dejamos que nuestro corazón se engañe y valore estas cosas como tesoros, nuestra porción, nuestra heredad.
Por el contrario, si trabajamos para que nuestro corazón no sea confundido con la vanidad de este mundo, y lo exponemos continuamente a la comprensión de las cosas de Dios, así EL será nuestra porción, Cristo nuestra vida, el cielo nuestra herencia y nuestro hogar. De esta manera encontraremos que nuestro corazón empieza con toda sinceridad y genuina decisión a ‘buscar las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios’ (Colosenses 3:1,2).
Debemos meditar frecuentemente en estas cosas. Aprovechar cada oportunidad para encender nuestros corazones con sagrada pasión por Dios, teniendo devociones privadas, leyendo, meditando en Dios y la piedad, orando, usando de forma provechosa nuestro tiempo”.
(“Discourses on Love”)

Nuestras tentaciones son producto de un corazón que cree que allí encontrará bienestar, deleite y felicidad.
Pero cuando Dios nos dice no a estas cosas, no es porque no quiera nuestra felicidad, sino porque sabe que finalmente producen todo lo contrario.
Necesitamos profundizar cada día en la realidad cruda del pecado y, por contraste, la incomparable gloria de las cosas de arriba.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)