¿No será que estás buscando en el lugar equivocado? PRIMEROS PENSAMIENTOS DEL DÍA



“E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fibre la dejó, y levantándose ella al instante,
les servía” (Lucas 4:39).

La suegra de Pedro es sanada por Jesús de una "gran fiebre” (Lucas 4:38) que la tenía "postrada en cama” (Mateo 8:14).
Mira la urgencia en el relato de Lucas: "y levantándose ella al instante, les servía”.
Jesús reprende la fiebre y el resultado es inmediato. Ella se levanta al instante.

Aquí encontramos dos acciones en esta mujer:
¿Comienza a pelear con Pedro de por qué era ella la que debía prepararles la comida?
¿Empieza a refunfuñar desde la cama que siente que no la valoran como deberían, que ellos la deberían atender a ella, porque aunque ya sana recién acaba de salir de su enfermedad?
¡NO!

- se levanta de la cama
- les sirve

¡Todo "al instante"!

¿Acaso no estamos en la misma situación que esta mujer?
¿No hemos recibido pura misericordia como ella?
Y aún más: ¿no recibimos pura misericordia cada día?
¿No deberíamos entender esta vida como ella en aquel “instante”?
¿No tendríamos que vivir levantados del sueño de este mundo y sirviendo?

Ella no pidió, no reclamó, no presentó una lista con sus sueños….
Simplemente "levantándose ella al instante, LES SERVÍA” a todos los que estaban en esa casa.

Así podemos hacer nosotros hoy. No estamos en este mundo para ser servidos ni para "dormir como los demás" (1 Tesalonicenses 5:6).
Esposos, hijos, padres, trabajador, abuelos, pastor, líder, prójimo: no reclames tus derechos. No te quejes porque no valoran lo que haces. Olvídate de exigir o pedir.
Cuantos matrimonios se desangran por pedir y pedir.
Haz recibido misericordia y la recibes cada día.
¡Tú levántate y sirve!
¿Te sientes vacío? ¿Te sientes insatisfecho? ¿Solo? ¿Necesitado de amor?
¿Como puede ser eso ante semejante caudal de misericordia de este glorioso Salvador?
¿No será que estás buscando todo eso en aquellos que fueron puestos a tu alrededor para servirles?
Mira las palabras para ti del Señor:

"A todos los sedientos: Venid a las aguas;
y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed.
Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.
¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan,
y vuestro trabajo en lo que no sacia?
Oídme atentamente, y comed del bien,
y se deleitará vuestra alma con grosura"
(Isaías 55:1,2).


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)