Prepárate cada mañana para el campo de batalla PRIMEROS PENSAMIENTOS DEL DÍA



“Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19).

En los últimos devocionales hemos estado hablando del seguir a Cristo en las ocupaciones diarias.
¿Verdad que muchas veces es difícil?
Una de las razones principales del porqué nos cuesta es debido a que en muchos casos no entendemos dos cosas básicas:
1- Entramos a una batalla
2- Necesitamos ir equipados a esa batalla

En el error de ver el trabajo que Dios nos confió como algo mundano, entramos a ese campo de batalla de forma muy descuidada.

Qué diferente es cuando cumples tu trabajo, diriges tu empresa, crías a tus hijos, etc… con aquella actitud tan indispensable de Efesios 6:10-18

¿Te sientes que eres vencido en tus tareas diarias cada vez?
Mira cómo debemos prepararnos cada mañana antes de nuestra batalla:
"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos" (Efesios 6:10-18).


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)