Siempre tiene tiempo para tus aflicciones PRIMEROS PENSAMIENTOS DEL DÍA



“E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fiebre le dejó” (Lucas 4:39).

El Rey del Universo, Dios indescriptible, se acerca a la casa de Pedro y Andrés (Marcos 1:29). Deja todas las ocupaciones universales, las tremendas y complejas funciones como director del Cosmos... Decisiones, mandatos... todo queda a un lado por un momento... EL... aquel por “cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten” (Hebreos 2:10), se toma un tiempo para ir a comer algo a la casa de Pedro y de Andrés. ¿Qué había de tanta importancia allí para que el que “es antes de todas las cosas” (Colosenses 1:17) lo deje todo para después y vaya?

Alguien podría pensar que se trata de alguna reunión privada y selecta con los máximos emperadores, reyes, magnates, revolucionarios conflictivos y líderes religiosos de su época.
Tal vez una conferencia en busca de la paz del planeta.
El dueño del Universo dirá las palabras que nadie supo decir jamás y tomar las decisiones con precisión milimétrica para que se terminen las guerras, hambrunas y demás desastres terrenales.

¿Será así?
¡NO! El Rey del Universo tiene otros planes para esa tarde. Una mujer está enfrentando una “gran fiebre” (Lucas 4:38) que la había derrumbado en la cama (Mateo 8:14).

Allí va el que pronto “regirá con vara de hierro a todas las naciones” (Apocalipsis 12:5), el Gran Presidente del Universo; y manifiesta un poco de esa sublime misericordia que no tiene par...

¡Que historia!
¡Nunca eres demasiado pequeño para EL!
¡Siempre tiene tiempo para tus aflicciones!


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)