¿Vivimos con esta expectativa? PRIMEROS PENSAMIENTOS DEL DÍA



“Al ver él la fe de ellos” (Lucas 5:20).

Mientras Jesús predicaba la palabra en la casa donde vivía en Capernaúm (Marcos 2:1), algunas personas trajeron a un hombre paralítico en "un lecho” (Lucas 5:19). "Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud” se les ocurrió una idea: "subieron encima de la casa” (Lucas 5:19) “descubrieron el techo” (Marcos 2:4), "y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús” (Lucas 5:19).

¿Puedes imaginarlo?
El Señor enseñando, y de repente un ruido arriba, se empieza a abrir el techo y bajan por ahí a un hombre en un lecho.
¿Cuál fue la reacción de Jesús ante semejante atrevimiento?
¿Se enojó?
¿Los regañó diciendo que si quería hacer un milagro en este hombre él mismo iría a su casa, que confiaran?
¡NO! ¡Todo lo contrario! A través de este hecho vio fe en ellos (Lucas 5:20).

Debo ser sincero, he visto a lo largo de los años tanto show, comercio e imprudencia en nombre de la fe, que de pronto me encontré que mi tendencia era hacia el otro extremo: no dar ni un paso por fe.
Pero es necesario decirlo:
1- el diablo y los falsos maestros no deben manejar nuestra vida de fe
2- Dios nos llama a avanzar en fe
3- esto es visible en el caminar de una persona o Iglesia

Aquí, en este relato, estas personas tienen plena seguridad y no se frenan por ningún obstáculo.
R.T. France, en su comentario de Marcos, explica que la fe “es la expectativa de que Dios... puede y hará un ejercicio sobrenatural de su poder para solucionar un problema práctico”.

¿Nuestra vida, ministerios, familias y congregaciones reflejan que tenemos esta expectativa?


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)