LOS PRIMEROS AÑOS DE LA IGLESIA La Iglesia gentil



Lo último que vimos fue la persecución que se desató luego del martirio de Esteban donde se calcula que murieron unos 2000 cristianos.
En esta persecución que hizo que todos los cristianos, menos los apóstoles, se dispersaran por otras regiones, según el relato del libro de Hechos, Pablo “asolaba la Iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel” (Hch. 8:3) ya no solo en Jerusalén, sino que viajaba a otras ciudades buscando a los cristianos que huían del martirio. Según las palabras del mismo Pablo, registradas también en el libro de Hechos, él “encarcelaba y azotaba en todas las sinagogas a los que creían” en Jesús (Hch. 22:19) “y muchas veces, castigándolos” los forzaba a “blasfemar, y enfurecido sobremanera contra ellos”, los perseguía “hasta en las ciudades extranjeras” (Hch. 26:11).
Todo esto como ya vimos fue lo que propició que la Iglesia se extendiera fuera de Jerusalén.

Cristianos judíos fuera de Jerusalén
Los cristianos judíos, según Hechos 8:4, “que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”. Pero estos solo seguían predicándole a judíos naturales o prosélitos judíos (Hechos 11:19) . Solo a ellos. Por lo que las Iglesias que se formaban en diferentes lugares seguían guardando el patrón de la Iglesia de Jerusalén.

El primer indicio de que la predicación del evangelio se extendería a los gentiles fue cuando Pablo se convierte en cristiano (alrededor del año 39 dc) y el Señor le dice a Ananías que él sería un “instrumento escogido... para llevar” Su “nombre en presencia de los gentiles” (Hch. 9:15).
Pero no hay ninguna prueba de que Pablo le haya predicado a gentiles hasta que comienza a asistir a la iglesia de Antioquía, unos 6 años después de su conversión (año 45 dc).
El primero que le predica el evangelio a gentiles fue Pedro en el famoso relato en la casa de Cornelio. Y para atreverse a hacer semejante cosa el Señor tuvo que darle una visión y ordenarle que al ir ciertas personas de parte de Cornelio, fuera con ellos. Así y todo las primeras palabras que les dice Pedro al entrar en casa de Cornelio fueron: “Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero” para luego contar lo que el Señor le había ordenado.
Cuando Pedro les predicó el evangelio “el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso” (Hch. 10:44) naciendo así los primeros discípulos gentiles que el libro de los Hechos nos cuenta.

La iglesia gentil
Pero la primera Iglesia gentil que figura en la Palabra comenzó en Antioquía. “Unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús” (Hch. 11:20). En esta primera Iglesia gentil “a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez” (Hch. 11:26) y allí luego de un tiempo comenzó a congregarse Bernabé y Pablo (Pablo había nacido cerca de allí en Tarso). y desde allí mismo estos dos fueron enviados por el Señor como misioneros (Hch. 13:1-3). Para ese momento ya habían pasado unos 16 años de la muerte y resurrección de Jesús.
A partir de ese momento Pablo y Bernabé a todo lugar donde iban primero predicaban en las sinagogas judías y luego al ser rechazados en estas, comenzaban a predicarle a los gentiles. y a formar Iglesias llenas principalmente de gentiles.

Pablo, apóstol a los gentiles
De hecho, Pablo, al escribir sus cartas en varias oportunidades se refirió a si mismo como “apóstol a los gentiles” (Romanos 11:13; 2 Timoteo 1:11).

El, como iniciador de estas Iglesias tuvo cierta autoridad sobre ellas.
Pero aunque vemos como en Hechos 14:23 y en Tito 1:5 Pablo y Bernabé constituían “ancianos en cada iglesia”, vemos con claridad que no existe fundamento alguno en el Nuevo Testamento para una fusión de Iglesias destinadas a formar una maquinaria eclesiástica gobernada por una jerarquía.

Según el conocido teólogo Myer Pearlman en su libro “Teología Bíblica y sistemática”,  “en los primeros siglos las Iglesias locales, aunque nunca les faltó la conciencia de que todas pertenecían a un cuerpo, eran independientes, autónomas, preservando las relaciones entre sí, no mediante alguna organización política que las abarcara a todas, sino por una comunión fraternal, a través de visitas de representantes, intercambio de cartas, y cierta ayuda mutua indefinida en la elección y ordenación de pastores”.
El lugar de reunión de la Iglesia gentil del primer siglo eran las casas. “Se ofrecían oraciones y testimonios, y se daba instrucción. Se cantaba salmos y también himnos cristianos que comenzaron a ser escritos en el siglo primero... Hubo lectura y repetición de memoria de incidentes con respecto a lo que dijo e hizo Jesús. Cuando los Apóstoles enviaban cartas a las Iglesias, tales como las que tenemos en las epístolas del Nuevo Testamento, éstas también eran leídas” (“Teología bíblica y sistematica”, Myer Pearlman).

¿Se debe judaizar a los gentiles?
En la Iglesia gentil del primer siglo hubo un constante intento de los cristianos judíos de que los gentiles guardaran la ley judía.
En muchas de sus 14 cartas Pablo luchó contra esto y hasta habló de “falsos hermanos” que se infiltraban en las Iglesias que él fundaba para judaizar y dominar.
Esta lucha se desarrolló en las Iglesias gentiles hasta el 2º siglo. Momento en el que el judaísmo cristiano desapareció casi por completo, según el historiador Joseph Lortz en su libro “Historia de la Iglesia” (Pag. 67). Luego en el 4º siglo tuvo un reauge, para luego casi volver a desaparecer.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)