Mortificación de la inmoralidad 1ª parte



"No os conforméis a este siglo, sino transformaos” Romanos 12:2.

 Este es un llamado claro e ineludible a una metamorfosis del molde del mundo a una perspectiva y conducta absolutamente diferente.
 Antes nuestra vida era la misma que la de cualquier persona de este mundo. Éramos del mundo (Juan 15:19). Seguíamos, como dice Efesios 2:2, “la corriente de este mundo”. Nuestro ejemplo a seguir era el carácter de este mundo.

 Pero fuimos rescatados por Dios, y ahora la Palabra nos insta: “TRANSFORMAOS” ("metamorfóo" en griego). Este vocablo griego se refiere a "la transformación desde una apariencia o forma a otra" ("New International DIctionary of NT Theology").

 Que quede claro que NO dice: “te transformaré” o “te he transformado en el nuevo nacimiento”.
 Aquí Pablo está instruyendo a hermanos, ya que un versículo antes escribe: “Así que, hermanos”.
 Nos dice: “Personas nacidas de nuevo: transformaos”.

POR SUPUESTO esto tampoco niega, EN ABSOLUTO, que el proceso de santificación en nuestra vida lo hace Dios. ¡Eso está claro! Es Dios quien nos santifica (2 Tesalonicenses 2:13; Filipenses 1:6).
 Pero es EL mismo quien le habla a nuestra voluntad a través de Su Palabra para que postremos nuestra vida a esta santificación.

 De manera que claramente podemos decir que la Palabra de Dios nos manda, al nacer de nuevo, a enfrentar un proceso de transformación.
 Antes era como el mundo (Efesios 4:17-19) y ahora debo ser como Cristo (Romanos 8:29; Efesios 4:13).

¡Vaya qué distancia a recorrer!


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)