34 Falsa seguridad de salvación - Serie: Cómo se vería una iglesia con gente lejos de Dios



El “sermón del monte” predicado por Jesús es un ataque directo a la práctica de cualquier tipo de religión engañosa, falsa, sin arrepentimiento, ni justificación en Cristo, sin nuevo nacimiento, sin santificación del Espíritu Santo, sin un corazón regenerado que ame genuinamente a Dios.
Jesús hace añicos cualquier intento de consuelo y seguridad en una religión que promete conducir al reino de los cielos, pero en realidad termina directamente en la condenación eterna.

Ejemplo tras ejemplo, Jesús enfrentaba a gente que creía que le esperaba el reino de los cielos, pero que en realidad estaban a las puertas del infierno.
Imaginaban que eran de Dios, pero que en realidad eran propiedad de Satanás. Por eso les dice en Juan 8:44:
“vosotros sois de vuestro padre el diablo”.
Como tanta gente que va a congregaciones imaginando que son cristianos, pero aún siguen en el mundo. Jesús le hablaba a gente que pensaba que por ser descendientes de Abraham, ya eran salvos. De la misma manera que hoy muchos piensan que son salvos por ir desde pequeños a una congregación cristiana, o porque realizan alguna tarea en una Iglesia, o porque no niegan que Dios exista.
Por eso Juan el Bautista ya les había dicho: “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre”… Y les advierte: “Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles, por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego” (Mateo 3:8-10).
Muchos creían que por participar en practicas religiosas ya cumplían con Dios. Pero Jesús confronta su engaño, diciéndoles: “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8).
Aún muchos parecían creer en Jesús y querer seguirle, pero Jesús les mostraba que no eran verdaderos seguidores, verdaderos creyentes. Como cuando Jesús hace un milagro y alimenta a miles. Después de eso toda una multitud cruza el mar de Galilea para buscarlo. Cualquiera pensaría: “Cuanto lo aman”. Pero EL los confronta: “De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (Juan 6:26). Y les habla de tal forma que en el mismo capítulo encontramos: “Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás, y ya no andaban con él” (Juan 6:66).

Por esto Jesús hacía una gran diferencia entre los que de verdad creían y los que lo seguían pero en realidad se estaban engañando a sí mismos.
Es así que Jesús dice en Juan 8:31:
“Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos”.

Vamos a leer uno de esos casos donde Jesús confrontaba a la gente que lo oía.
Lucas 13:22-30:
“Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén.
Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:
Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.
Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois.
Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste.
Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.
Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y he aquí, hay postreros que serán primeros, y primeros que serán postreros”.

¡Así Jesús enfrentaba toda falsa seguridad de salvación!
Personas que imaginan que son cristianos. Imaginan que están yendo al reino de los cielos. Imaginan que aman a Dios. Y cuando les adviertes por amor a ellos, te dicen: “Ay… no me juzgues… Dios conoce mi corazón”. Y ese es justamente el problema, Dios conoce el corazón y sabe cuando la persona imagina que está en Cristo pero no lo está. Tiene una falsa seguridad de salvación.
Proverbios 14:12 afirma
“Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”.


Luis Rodas


.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates

Misión

Dedicados a la misión de que la Iglesia adore a Dios en todo lo que hace con todo lo que Dios le dio diariamente en todo lugar donde está.
¡Necesitamos trabajar en la Iglesia para conectar la adoración del domingo con la vida del lunes!...
PARA QUE DIOS SEA EL TODO EN TODOS (1 Cor. 15:28)